Sanidade cierra la piscina de Caranza por exceso de CO2

Varios usuarios resultaron afectados y alertaron al 061, algo que motivó una inspección que clausuró el espacio


Ferrol

La piscina de Caranza vuelve a estar cerrada desde anteayer por la noche. Una inspección realizada por técnicos de la Consellería de Sanidade que se desplazaron a este espacio deportivo determinó que los niveles de CO2 eran superiores a los permitidos y decretó una clausura que será temporal hasta que se subsane el problema, según detallan fuentes de la Jefatura Territorial de la Xunta.

La alerta la generó el 061 que a última hora de la tarde comenzó a recibir llamadas de usuarios que referían síntomas compatibles con una intoxicación por CO2, motivo por el que alertó a la jefatura que desplazó a técnicos para realizar las mediciones que determinaron que el ambiente era nocivo para cualquier persona.

Los afectados sufrieron picores en la garganta y ojos. Precisamente ayer el Concello anunciaba que repararía en breve unas instalaciones que se quedan sin agua caliente desde media tarde por una avería en la caldera. Otra incidencia para un inmueble en el que el pasado mes de marzo se remató una obra que pretendía solucionar el problema en el sistema de climatización y que generó estos mismos problemas con el CO2 durante años.

Casi normal para el Concello

Ayer el Concello aseguraba que la caldera se repararía por la tarde y que los niveles que generaron la alerta no eran alarmantes: «O persoal da piscina, a petición dos entrenadores do Clube de Natación Ferrol realizou una medición do nivel de CO2 na piscina as 20.51 horas. -precisaron en un comunicado- O resultado foi de 528 miligramos por litro, sendo o limite 500».

Los responsables municipales consideran que los resultados eran casi normales para una jornada de gran afluencia, «entrenos en seco e a temperatura da auga moi elevada, factores que tamén inflúen». Aunque en la medición que realizaron los responsables de Sanidade a las 21.30 horas los niveles marcaron índices más alarmantes (de 550 miligramos por litro), motivo por el que se optó por el cierre del recinto.

Los responsables de Sanidad aseguran que en cuanto las mediciones regresen a los parámetros marcados como seguros se podrán reabrir las instalaciones y el Concello dio a conocer que ayer por la mañana ya se realizó una medición que así lo determinaba, pero apuntaba que «farase unha revisión a fondo durante toda a fin de semana para garantir que se cumpren cos niveis estipulados». De hecho, los usuarios aseguran que el problema se acentúa cuando hay una gran afluencia en la piscina, no cuando está vacía. Por ahora, no hay fecha de reapertura.

Club de Natación Ferrol: «Llevamos con estos problemas tres semanas»

B. A.

El miércoles suspendieron un entrenamiento por este motivo

El problema de la concentración de CO2 no es nuevo en la piscina de Caranza. Hace años que los usuarios lo sufren y hace solo unos meses que se reparó el sistema del aire para acabar con esta situación que muchas veces obliga a cancelar entrenamientos, como sucedió el miércoles a última hora. «Llevamos con problemas como este tres semanas, pero el miércoles fue tan grave que algunos hasta tenían vómitos y el entrenador decidió cancelar el entrenamiento», explica Noemí Álvarez, una de las responsables del Club de Natación Ferrol, una de las tres entidades que acude a estas instalaciones para preparar a sus deportistas. Calculan que esta incidencia dejará a un millar sin la actividad. «Nosotros ya hemos notificado a 800 usuarios que no habrá sesiones, pero además están los de natación sincronizada y los de triatlón».

Seguir leyendo

El PP apunta que la causa es la jubilación de un trabajador

B. A.

El PP dice que nadie se encarga de las inspecciones de la caldera, fundamentales para controlar los niveles de CO2

Los populares pidieron explicaciones al alcalde por el estado en el que se encuentra la piscina de Caranza: «Denunciamos en reiteradas ocasiones en la comisión de Deportes que la jubilación del trabajador municipal que se encargaba del mantenimiento de esta instalación estaba poniendo en peligro el uso diario de la misma por falta de personal -aseguró en rueda de prensa la edil Susana Martínez Galdós-. Nadie se encarga de las inspecciones de la caldera, fundamentales para controlar los niveles de CO2», a diferencia de lo que sucede en A Malata.

Exigen que se solvente este problema y recuerda que el gobierno del PP dejó habilitada una partida de 100.000 euros para sustituir una caldera que no se ha reemplazado por «dejadez» del actual gobierno local que «perdió esta partida».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Sanidade cierra la piscina de Caranza por exceso de CO2