Ni cobra, ni paga ni invierte


Si viviésemos en un municipio más optimista, más proactivo y más participativo de la vida pública, la noticia supondría un escándalo. El consistorio deja de ingresar, cada año y todos los años, cientos de miles de euros correspondientes a los impuestos y tasas oficiales. En lo que llevamos de siglo, desde 1999, cerca de treinta millones de euros se han quedado en el limbo de la contabilidad. Así se publicó en las páginas de este periódico hace unos días, con toda profusión de detalles y cifras.

Hagamos memoria. En este siglo XXI fueron alcaldes de Ferrol: Xaime Bello (BNG); Juan Juncal (PP); Vicente Irisarri (PSOE); Rey Varela (PP) y el actual, Jorge Suárez (FeC, con procedencia ideológica de IU-Partido Comunista-CC.OO). Es decir, la ciudad otorgó el bastón de mando a alcaldes de todos los partidos políticos. Hubo alcaldes que gobernaron con mayoría absoluta y otros con una exigua minoría. Corporaciones del mismo color político que presidía la Diputación, Xunta de Galicia y Gobierno de España, y otros de distinto signo político. Hubo alcaldes con formación en Ciencias Sociales, en Derecho, Ingeniería y hasta funcionarios. Los hubo nacidos y criados en Ferrol y otros llegados de otros lugares de Galicia, particularmente de Vigo. Muchas diferencias entre ellos pero un gran denominador común: con todos la administración municipal cobró mal, pagó peor e invirtió poco. La lista de impuestos mal gestionados, con déficit de recaudación sobre lo previsto, es muy larga: bienes inmuebles, actividades económicas, rodaje de vehículos, agua, multas de tráfico, obras y construcciones, IBI especial y hasta el canon de Emafesa. Y esto sucede en un Ayuntamiento que cuenta con una plantilla de funcionarios cualificada y suficientes medios técnicos e informáticos.

La legislación es clara al respecto y, además, Ferrol cuenta en su nómina con las figuras de habilitados nacionales y asesores jurídicos expertos en la materia. Las administraciones locales han de regirse por los principios de eficiencia, estabilidad y sostenibilidad financiera. A nadie se le escapa que para cumplir con esos mandatos y poder hacer frente a las competencias municipales, lo primero es ingresar lo que le corresponde. Cobrar bien para poder pagar en plazo y dedicar los recursos presupuestados a las inversiones que tanto necesita la ciudad.

En protección social, urbanismo, medio ambiente, vivienda, abastecimiento de agua, recogida de residuos sólidos, patrimonio histórico, policía local, bomberos, tráfico y transporte colectivo, promoción turística, cultura, mercados, cementerios, deporte y tiempo libre, infraestructura viaria, etc.

Se llama gestión municipal eficaz.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Ni cobra, ni paga ni invierte