Arranca la rehabilitación del dique

Los barrios de A Cabana y A Graña, enfrentados por la localización de este bien cultural


Ferrol

Será uno de los proyectos que figurará al término del mandato en el haber del gobierno local. La restauración del dique de mareas de A Cabana, el único civil que se conoce en toda Europa, acaba de iniciarse. Y lo hizo en medio de una particular «guerra» entre barrios por la titularidad del espacio en donde se emplaza este singular elemento del patrimonio industrial. A Graña y A Cabana claman, cada una por su lado, aquello de «o dique é noso».

Un vistazo al entorno permite ya observar los primeros avances en la recuperación de este elemento del patrimonio marítimo que, tras años de abandono, ahora está siendo redescubierto por los vecinos.

Las obras arrancaban en las últimas semanas con la limpieza del dique, cuyos materiales y forma son casi exactamente iguales a los del Arsenal Militar, aunque, a diferencia de los de este, se llenaba y vaciaba totalmente, gracias al flujo de las mareas, sin necesidad de achicado.

Y así, la firma que ejecuta los trabajos ha extraído ya además de una importante cantidad de lodos, algas, moluscos, objetos acumulados como consecuencia de la falta de actividad. Además, tal y como añaden desde el Concello, se ha iniciado la reconstrucción del muro caído en la parte norte de la boca del dique, utilizando para ello las piedras y sillares que permanecen en la ribera.

El objetivo, según apuntan desde el GALP Golfo Ártabro Norte, es «crear un espacio de interpretación de las actividades y las tradiciones marineras que permitirá potenciar su conocimiento y concienciar a la sociedad de la importancia de las actividades relacionadas con el mar».

Emplazamiento fronterizo

Y mientras las obras avanzan, el debate se recrudece. La Asociación de vecinos Rosalía de Castro, la de A Graña, ha reclamado públicamente que a la habitual denominación de dique de A Cabana -«una incongruencia», según sostiene su presidenta, María Cortabitarte- se añada una coletilla aclarando que «a pesar de llamarse así, está situado en A Graña». Una idea que rechazan frontalmente desde la entidad vecinal de A Cabana donde, al margen de la frontera que marcaría el regato de A Graña, insisten en que el dique es suyo.

«Se acuerdan del dique ahora que lo van a rehabilitar», señala María Piñón, integrante de la Asociación de vecinos de A Cabana. Mientras, Cortabitarte inscribe su reivindicación en el proceso iniciado en su barrio en el último bienio para «dar valor a los puntos de interés que tenemos, sabiendo que A Graña es, junto a San Felipe uno de los pocos lugares con encanto que le quedan a Ferrol, y eso hay que aprovecharlo al máximo».

Y así, si la asociación Rosalía de Castro acudió al Concello para constatar que «un accidente natural» -el río que desemboca junto al Club de remo- marcaba la frontera oficial u oficiosa entre «parroquias», lo que situaría el dique dentro de los lindes de la real villa, los de A Cabana lo han hecho en busca de documentación histórica que valide su posición y acredite que la denominación del dique de mareas es cualquier cosa menos casual. «No queremos guerras, pero así aparece en la historia naval de España y el catastro es claro», insiste Piñón. «Sabemos que tenemos razón, para qué vamos discutir» repiten ambas. Una afirmación idéntica para decir justo lo contrario.

Los trabajos pondrán en valor más de cinco mil metros cuadrados del borde litoral

El proyecto, en el que además del Concello se ha implicado la Universidad de A Coruña y la Autoridad Portuaria, incluye una reforma integral del primer arsenal civil de la ría, creado en 1810, y en el que llegaron a construirse dos fragatas, tres corbetas, una urca, una goleta y un bergantín, y habilitado para llevar a cabo todo su mantenimiento. Un espacio que durante el pasado siglo cambió de uso varias veces, albergando desde una fábrica de jabones hasta una sala de fiestas.

Las obras que, según el Ayuntamiento, tratan de poner en valor el patrimonio litoral de Ferrol, incluirán además de la limpieza de los muros y fondo del dique, actuaciones en el muelle, en la explanada y en dos de las edificaciones existentes.

Así, está prevista la demolición de los elementos añadidos en épocas recientes tanto al muro de contención como a la explanada, donde además se retirarán árboles y tocones, y se buscarán para su consolidación, restos de construcciones o elementos primitivos. Además, se procederá a la reconstrucción de parte del tinglado primitivo.

«Lo fundamental es que lo arreglen», asegura la integrante de la asociación vecinal de A Cabana, María Piñón quien, como la presidenta de los vecinos de A Graña, se muestran confiadas en que la intervención en el dique mareal, que aspira a ser declarado bien de interés cultural, contribuya a potenciar turísticamente la zona.

La rehabilitación, que está financiada por el Galp Golfo Ártabro Norte, tiene un presupuesto de 163.000 euros y un plazo de ejecución de doce meses.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Arranca la rehabilitación del dique