El Pasatiempo de Betanzos


Ferrol

Todos los ferrolanos de pura cepa, los de toda la vida y los que ya dejaron el bachillerato hace unas décadas, visitamos alguna vez el parque de El Pasatiempo de Betanzos. Y miles de veces la ciudad de Betanzos, la ciudad antigua (a punto de cumplir 800 años), noble, acogedora y culta. Porque a Betanzos de los Caballeros se le tiene un cariño especial y un enorme respeto tal vez consecuencia de que los señoríos de Ferrol, Pontedeume y Vilalba, dependían de su jurisdicción. Era la época en la que Betanzos jugaba un papel destacado en el Reino de Galicia, hasta el punto de ser una de sus siete capitales y ser designada para albergar el Archivo del Antiguo Reino, edificio que sigue en pie pero que nunca llegó a ver los legajos dentro de sus paredes. A Betanzos se iba a las ferias, a tomar los vinos y a comer la tortilla de patatas. La mejor del mundo. A Betanzos se iba a las fiestas, a ver cómo ascendía el globo y a la romería de los Caneiros. Y se iba también a pasear por El Pasatiempo.

 El Pasatiempo es un lugar especial. Diferente al parque Güell diseñado por Gaudí o al de la Quinta da Regaleira de Sintra, aunque ambos fuesen fruto del ingenio de librepensadores. El Pasatiempo, obra de los hermanos García Naveira, es un parque instructivo, enciclopédico, en el que Juan y Jesús quisieron reflejar todos los conocimientos que habían adquirido en sus viajes. Una enciclopedia en la que se podían ver las estatuas de los emperadores romanos o los grandes escritores; y las pirámides, la muralla china y el canal de Panamá. Allí estaban grandes adelantos tecnológicos como un buzo con su escafandra, un zepelín surcando los aires o una máquina de tren. Y el mural de los relojes, con todas las horas del mundo. Y estanques, fuentes, laberintos, la casa de los espejos, grutas y cuevas. Allí se podían ver especies de árboles de otros países, y apreciar todas las colonias españolas hijas de la República. Y Argentina, su querida Argentina.

Los hermanos García Naveira, indianos, masones, católicos y republicanos, fueron los grandes benefactores de Betanzos a comienzos del siglo XX. Inauguraron El Pasatiempo en 1914 y lo disfrutaron hasta 1933, año en que murió Juan y comenzó el declive del parque. Ahora, después de muchos años de abandono y saqueos, un grupo de betanceiros crearon la Asociación de Amigos del Pasatiempo. Editan un blog, una revista, libros, organizan conferencias y hasta han celebrado una romería indiana. Comenzaron los trámites para que El Pasatiempo sea Bien de Interés Cultural. Lo van a conseguir y los ferrolanos, empezando por el que esto escribe, se lo agradeceremos tanto como sus antepasados lo hicieron en su día a los hermanos García Naveira.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Pasatiempo de Betanzos