ferrol / la voz

Ferrol vivió ayer una jornada histórica. El primer párking subterráneo de Galicia, y uno de los primeros de España, echaba el cierre definitivo en la noche de los fuegos de San Ramón después de 50 años y 45 días de actividad. Su inauguración, como resaltaban las crónicas de la época, situaba a la pujante ciudad naval a la altura de Madrid y Barcelona en su apuesta por dar respuesta a la creciente «motorización» de la ciudad. Un hito nacional que ahora desaparece.

El cartel con el «no a la eliminación del párking de la plaza de Armas» que se pudo ver en las movilizaciones vecinales de los últimos meses presidió la entrada del establecimiento hasta el último minuto. Pero de nada valieron ni el cartel ni las protestas de residentes del barrio, comerciantes y hosteleros del centro.

El futuro del negocio estaba sentenciado, los informes técnicos municipales constataban que el establecimiento había agotado su vida útil y presentaba deficiencias de seguridad, salubridad y ornato que impedían que siguiera funcionando. Y firme era también la voluntad del gobierno de Jorge Suárez de llevar adelante una remodelación que suprimía para siempre el párking del corazón del barrio de A Magdalena, impulsando la peatonalización del entorno del Palacio municipal.

Ayer concluía inexorablemente el plazo anunciado por el regidor para la clausura. «Non hai volta atrás», aseguraba días atrás el alcalde en medio de las críticas de parte de la oposición (PP y Ciudadanos) y de las asociaciones.

El cierre del párking da carpetazo definitivo a un capítulo en la historia de Ferrol. El estacionamiento, construido en la década de los sesenta por la empresa Rodolfo Lama, concesionaria a la vez del servicio, era la única pieza que se mantenía viva del proyecto diseñado por Ramón Tenreiro que incluía una zona comercial. «La construcción de este aparcamiento en un inmejorable emplazamiento, sin suprimir ninguna zona de esparcimiento y creando una nueva plaza de gran belleza, ha contribuido a que la conquista de la motorización sea compatible con el criterio de no deshumanizar la ciudad», apuntaba La Voz el 18 de julio de 1968. Un argumento que hoy enarbola el ejecutivo local decidido a iniciar la reforma de la plaza a tres meses de finalizar el mandato.

«Con los problemas que hay para aparcar en Ferrol, este cierre no se entiende»

El de ayer fue un día de todo menos normal en Armas. Aún el usuario más despistado percibía que algo estaba a punto de ocurrir, con solo acercarse a la entrada, donde se apilan las típicas vallas de la Policía Local. La posterior advertencia del empleado de la caja «deberá sacar el coche antes de las diez -a media tarde unos municipales informaron de que a las 21 horas se precintaría la entrada- si no quiere que quede en manos del gobierno local», explica lo excepcional de la situación.

El flujo de vehículos fue el habitual. Pasadas las 11 horas, quedaban por cubrir 25 de las 106 plazas disponibles en los últimos meses. Y a pesar de reconocer la necesidad urgente de mejoras, los clientes se mostraban ayer críticos con la decisión de cerrar para siempre el histórico aparcamiento.

«Viendo como tienen Ferrol, no entiendo que la prioridad sea eliminar un párking, con mucho público», señalaba Jesús, un veraneante habitual en la ciudad. «Me parecería bien que cerraran para arreglarlo, pero con los problemas que hay para aparcar en Ferrol, el cierre no se entiende», opinaba Alberto, otro usuario. Y Carmen, una veterana ferrolana confesaba que, tras esta decisión, «ya no sé ni a quién votar en las próximas elecciones».

Aunque si algo hubo en las horas previas al cierre, fueron mensajes de ánimo para los cinco empleados que desde ya engrosan las listas del paro en Ferrol.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
41 votos
Comentarios

Adiós al primer párking de Galicia