La iguana ferrolana


Se llamaba serpiente de verano a aquella noticia intrascendente, de relleno, casi un chascarrillo, propia de aquellos meses estivales en los que no pasaba nada. Las redes sociales están llenas de serpientes de verano en todas las estaciones del año. También de noticias repetitivas, falsas, de cotilleo y así. Hasta que empiece el curso político y la liga de fútbol, que entonces la cosa cambia. Aunque en Ferrol, sitio distinto, la ciudad del abrazo perdido, dónde se acaba el mar o dónde Europa comienza, según el poeta que le cante, a la serpiente de verano le salió una competidora: la iguana ferrolana. Una iguana de cerca de dos metros que se escapó de su terrario y se precipitó a la calle desde el segundo piso en el que vive. A dónde querría ir, ¿a la playa para mascotas? Nada, en Ferrol no hay. ¿A estirar las patas un rato? Muy ingenua la iguana, no sabe que el adoquinado ferrolano es, a su altura, peor que pasar una pista militar o un campo de fochancas sin fondo. ¿A una fiesta indiana, por aquello de que sus orígenes son latinoamericanos? En Ferrol no la iba a encontrar. Las fiestas indianas las celebran en Ares, Fene, Cedeira y ahora Betanzos, en una preciosa romería en su Pasatiempo. Definitivamente, la iguana ferrolana tenía un despiste extraordinario; menos mal que la policía, alertada de su presencia, la retuvo en el cuartel de San Juan hasta que apareció su dueño.

El mismo despiste lo tuvieron, en este verano caluroso, varios políticos departamentales. Al concejal Basterrechea le costó un disgusto que se filtrara el cartel y el programa de las fiestas de verano. Los críticos festivaleros están poniendo de vuelta y media el cartel, que no gusta, y las fiestas, que no tienen orquesta. ¡Menudo panorama! Al alcalde Suárez, en sus días de descanso, le filtraron la no-noticia de que no se iban a convocar las oposiciones municipales. El primer edil no tuvo más remedio que dar una rueda de prensa para desmentir el desmentido, y de paso anunciar la retahíla de asuntos pendientes que lleva tres años anunciando: obras en el mercado de Caranza, pasarela de Santa Marina, reforma de la plaza de Armas, etc, etc… Aunque su auténtica serpiente/iguana veraniega la está teniendo el señor Suárez con la tumba que la familia Franco tiene en Catabois. ¡Menudo lío tiene en su fuero interno el alcalde-presidente!

En fin. Que este verano preelectoral pasará a la historia porque en él aparecieron la tumba de la familia del dictador y una iguana grande, mucho más grande que un lagarto y más pequeña que un dragón. Por lo demás, me pregunto a 30 grados a la sombra, cuáles serán las razones para tener como mascota a una iguana vegetariana, indiana y ferrolana.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La iguana ferrolana