La reparación sigue en auge pese al fin de la crisis económica

Las tiendas de todo tipo de arreglos que experimentaron un gran auge en la recesión continúan teniendo demanda

B. C.
FERROL / LA VOZ

Durante la crisis económica se inició una debacle en los comercios, un problema que aún hoy es difícil de remontar en ciudades como Ferrol. El inicio de la recesión fue devastador para muchos establecimientos dedicados a la venta, algo que supuso el gran ascenso de sitios que se ocupan de arreglar objetos.

Uno de los sectores que se enmarca en la reparación es el de la electrónica, como ocurre con Errol Ferrol! Se trata de un pequeño taller que abrió el ferrolano Luis González hace seis años. Este autónomo de 32 años ha estado toda su vida vinculado a la informática y en plena crisis decidió convertirse en autónomo. Hoy trabajan hasta siete personas en su establecimiento. «La situación crítica de la economía es inversamente proporcional a empresas de este tipo» indica el dueño. El pequeño negocio se dedica al arreglo de equipos informáticos y de objetos de telefonía, generalmente compuestos de materiales que suelen ser de un precio elevado: «Los aparatos son caros y si te llevas un arreglo con piezas nuevas te sale mucho mejor en todos los aspectos», comenta el informático. En cuanto al futuro del sector, visualiza con optimismo lo relacionado con este tipo de actividades: «La asistencia técnica siempre va a estar ahí, al ser un mundo cada vez más tecnológico, aunque va a estar más orientado al mantenimiento».

Otro de los espacios de reparación que sigue triunfando afecta al campo textil, en el que trabaja Arreglos Amparo. La dueña del pequeño local lleva 46 años realizando estas labores. Amparo Fernández notó la subida de clientela en la época de la recesión: «Antes de la crisis ya teníamos muchos clientes, pero durante esta época hubo más». En cuanto al trabajo, destaca que le llega todo tipo de ropa y que las épocas de rebajas son especialmente buenas para el establecimiento: «Mucha gente compra ropa algo grande o pequeña y yo le hago las adaptaciones».

Reparación de Calzado Miguel es un pequeño espacio donde se renuevan zapatos, bolsos, cremalleras o maletas, como señala la dueña, Mercedes Rodríguez. Aunque nota la decadencia económica de la ciudad, se va manteniendo: «La gente tiene el bolsillo más apretado», afirma Miguel Ángel Pérez, dueño e hijo de Mercedes. Los dos apuntan que tienen clientela variada, pero en el tema del calzado predomina la gente mayor, con zapatos a los que buscan seguir sacándoles rendimiento. Además, seguirán adaptándose a los nuevos tiempos: «Tenemos lista nuestra página web para encargos on-line» detalla el Miguel Ángel.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La reparación sigue en auge pese al fin de la crisis económica