La presidenta de Navantia confirma que las F-110 se contratarán este año

La ejecución de este encargo supondrá una década de trabajo para los astilleros locales

.

FERROL / la voz

Carga de trabajo para una década. Eso es lo que supondrá para la comarca la puesta en marcha del encargo de las fragatas F-110 que, según reiteró ayer la nueva presidenta de Navantia, Susana Sarriá, se materializará antes de que llegue el 2019. Una demanda histórica del naval ferrolano con la que la responsable de la firma quiso dejar claro su compromiso con Ferrolterra durante la que fue su primera visita a los astilleros de la ría.

Lo avanzó Núñez Feijoo tras su reciente reunión con el jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, y ahora lo refrenda la presidenta de la compañía naval. La nueva cúpula de Ministerio de Defensa mantiene su apuesta por la construcción de los nuevos buques escolta -con un presupuesto de cerca de 4.000 millones de euros - y firmará «antes de finalizar este año» la orden de ejecución -similar a lo que en el ámbito civil es la firma del contrato- del programa militar.

En su primera visita a la comarca tras su reciente y controvertido nombramiento por ser una profesional ajena al sector, Sarriá remarcó que la materialización de las que serán las fragatas más avanzadas del mundo, cuyo diseño ya han completado los astilleros públicos y que incorporarán las últimas actualizaciones tecnológicas en sistemas y armas, constituye una de sus prioridades al frente de Navantia.

Así, la construcción de estas unidades para la Armada -para cuyo inicio los Presupuestos Generales del Estado del presente año reservan ya una partida de más de 250 millones de euros, habilitada con cargo a la innovación de tecnológica en el sector de defensa- repercutirá tanto en la plantilla directa de la compañía durante diez años como en la de las empresas auxiliares que trabajan con ella en la zona. Además se espera que tenga un papel clave a la hora de optar a futuros encargos a nivel internacional, ampliando aún más la cartera de pedidos.

Finalmente, la presidenta de Navantia aprovechó su encuentro con los comités de empresa y los responsables de las diferentes direcciones, para manifestar su intención de «impulsar todos los programas en marcha, así como explorar todas las oportunidades comerciales que se presenten, tanto en la construcción naval como en la eólica off-shore y el área de Reparaciones».

Carga de trabajo

Tal y como apuntan, actualmente se encuentran en construcción dos buques de apoyo logístico tipo Cantabria para Australia; un Buque de acción marítima para la Armada española y se desarrolla el programa de transferencia de tecnología del portaeronaves anfibio para Turquía y el mantenimiento de las fragatas para Noruega.

Pero hay más, en cuanto al negocio eólico, se están ultimando las jackets para el parque eólico East Anglia de Iberdrola en Reino Unido y se está construyendo una plataforma flotante para Windplus.

Sarriá se marca el objetivo de avanzar en la implantación del modelo Astillero 4.0

Durante su visita a las plantas de la ría, la máxima responsable de Navantia remarcó el carácter prioritario de «dar continuidad» a las conversaciones del Plan estratégico de la compañía, al que se refirió como «la mejor herramienta para reforzar su eficiencia y sostenibilidad». Y precisamente el impulso del programa militar de las F-110 para la Armada española emerge como uno de sus pilares, dado que será la base para el desarrollo tecnológico del sector naval de la defensa y para promover la modernización del astillero de Ferrol.

Sarriá apostó por avanzar hacia el modelo de Astillero 4.0 -basado en la automatización de los procesos, la digitalización de la actividad y la realidad virtual y que en Ferrol supondrá además dejar de construir en grada para fabricar en dique seco cubierto- como camino para mejorar sus productos y su modelo de negocio. Y aseguró que durante su mandato se avanzará en su implantación como «palanca para la competitividad».

Finalmente, durante las reuniones mantenidas en su visita a los astilleros de Ferrolterra -primero con los responsables de los diferentes programas de construcción y con los representantes de los trabajadores- abordó el último programa estratégico, el plan de Rejuvenecimiento de la Plantilla y el nuevo marco de relaciones laborales con el nuevo Convenio Colectivo Único.

Según anotan desde la firma, Navantia aportó en 2017 a Galicia cerca de 4.000 empleos directos y de industria auxiliar. Y si se suman los empleos inducidos generados por la actividad en la zona, alcanza los 15.500 puestos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La presidenta de Navantia confirma que las F-110 se contratarán este año