Porta Nova mutará en centro social

Vecinos y PP cuestionan el proyecto del gobierno de Suárez para el área comercial


Ferrol

Un centro comercial sin tiendas y con asociaciones. Esa es la apuesta ya firme del gobierno de Jorge Suárez para revitalizar Porta Nova. Después de mil vueltas y de no pocos anuncios fallidos, el pleno de la corporación aprobó la pasada semana las bases para la cesión con criterios de igualdad de los locales vacíos de este cementerio comercial a las asociaciones vecinales, culturales o deportivas que lo demanden. Una solución que no convence a todos.

Carteles de «liquidación», «último día» o «nos trasladamos a» llenan los escaparates de locales de Porta Nova, en los que aún se ven vitrinas precintadas. El primer centro comercial de la ciudad, abierto a mediados de los noventa en pleno Ensanche A, no es ni una sombra de lo que fue. Y de la debacle solo se han salvado, por el momento, dos negocios.

Tras el cierre el pasado año de la tienda de embutidos y de la cafetería, el centro se mantiene abierto por Gadis, que puede presumir de contar con una clientela fiel, y una óptica, Novalux Ferrol, que, en busca de visibilidad, tuvo que reubicarse, dejando una de las plantas superiores, hoy completamente vacías.

«Portanova nació muerto», sostiene el presidente de la Asociación de vecinos del Ensanche A, Rafael Leira, quien alude a falta de previsión y a la sucesión de decisiones erróneas: desde la localización del supermercado -justo a la entrada en lugar de al fondo de la galería comercial- hasta cuestiones más recientes como la disgregación del párking o el hecho de dejar las instalaciones sin seguridad, lo que genera no pocos quebraderos de cabeza para los dos negocios que no han bajado la persiana.

Un camino iniciado

Sea como fuere, por decisión mayoritaria del pleno -solo el PP se abstuvo- el centro comercial se transformará en otra cosa. No hay vuelta atrás. En breve se publicarán las bases de adjudicación y las entidades sin ánimo de lucro de la ciudad podrán optar a ocupar las tiendas hoy cerradas. La medida, según apuntaba el alcalde, «permitirá atender a ampla demanda existente».

A modo de avanzadilla, la rondalla Añoranzas, el club de ajedrez y la asociación Ferrolterra Amigos del Ferrocarril -para la construcción de un museo- ya tienen asignados espacios, gracias a una cesión «nominativa» y «a dedo» como se encargaron de denunciar BNG y la edil no adscrita, Esther Leira.

Un parche

«Adoptan esta iniciativa porque ni hay proyecto ni saben lo que quieren», señalaba desde las bancadas populares el edil Alejandro Langtry, antes de concluir que «nos hubiera gustado un proyecto que dinamice el barrio».

Una opinión que comparte el presidente vecinal -«no estamos en contra de que vengan asociaciones, pero lo cierto es que eso no va a ser un motor para la zona»- y la gerente de Novalux, Verónica Alarcón, quien llegó a presentar varios escritos por registro «para que se ofertaran los locales a comerciantes» y lamenta que no haya habido nunca un intento serio de reflotar la superficie comercial. «Es un parche que no va a contribuir a la economía del barrio», zanja el representante vecinal.

El anunciado espacio municipal para emprendedores se queda sin local en este inmueble

Era un proyecto anunciado por Suárez

La Voz

El proyecto de Jorge Suárez de habilitar en el centro comercial Porta Nova un espacio compartido para el trabajo de emprendedores se ha guardado finalmente en el cajón. Según puso sobre la mesa la oposición, sin que nadie lo negara, la propuesta esbozada por los responsables del gobierno local -crear diez oficinas de trabajo, cuatro aulas compartidas, un espacio común para actividades, una zona de reprografía y una cafetería- tendrá que materializarse en un nuevo emplazamiento.

«Estimamos que se poderán ubicar entre 60 e 100 persoas que teñan iniciativas empresariais ou iniciativas», señalaba el regidor en julio de 2016, hace justo dos años. Un momento inicial del mandato en el que incluso avanzaba un presupuesto estimado para el equipamiento del centro de coworking en la planta superior del centro comercial, de nada menos que 500.000 euros.

Sin embargo, esa apuesta estrella de convertir Porta Nova en un espacio de referencia en la ciudad para fomentar el trabajo colaborativo, dotando a emprendedores y profesionales liberales de un lugar de trabajo a precios accesibles a todos los bolsillos parece haberse quedado en nada. Ciudadanos ya ha solicitado que se habilite en otro lugar.

Mejor suerte ha corrido el espacio reservado para la construcción de una escuela infantil. Y así, el Concello sigue contando con el local previsto en su día para ceder al Consorcio de Benestar para que abriera la primera guardería pública del barrio. Aunque no está claro su futuro, porque el PP apuesta claramente por su localización en Ultramar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Porta Nova mutará en centro social