La Blas de Lezo vuelve tras dos meses de escolta al Juan Carlos I

FERROL CIUDAD

JOSE PARDO

Además del tránsito a Kuwait, participó en despliegues puntuales en las operaciones Atalanta, Sea Guardian y Sophia

29 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Casi dos meses después de que la fragata Blas de Lezo zarpase del Arsenal con destino al puerto de Kuwait el pasado 29 de abril, el buque regresó ayer a Ferrol. «Vuelve con la satisfacción de haber cumplido con éxito su misión, escoltar al portaeronaves Juan Carlos I durante todo el despliegue», informaron desde la Armada. Los familiares recibieron con alegría y emoción a la dotación.

La agrupación naval integrada por los dos barcos españoles tenía varios objetivos que cumplir. En primer lugar, el Juan Carlos I debía llevar una unidad de helicópteros de transporte, compuesta de 3 Chinook HT-17 y 2 Cougar HT-27, hasta el norte del golfo Pérsico. Por su parte, la fragata debía proporcionar escolta a dicho buque. El destino de estas aeronaves era desplegar en la base iraquí de Camp Tají, donde se integrarían como parte de las fuerzas españolas que participan en la operación Inherent Resolve, y prestar servicio combatiendo al Daesh en Irak.

Los buques llegaron a Kuwait el 24 de mayo, donde el buque insignia desplegó las aeronaves con éxito. Por otro lado, debían llevar a cabo actividades en apoyo al Plan de Diplomacia de la de Defensa, y de potenciación de la industria nacional. Así como contribuir a reforzar la presencia de España en áreas de interés en África, haciendo escala en los puertos de Bombay (India) y Alejandría (Egipto).