Una tarotista internacional y a la última en Caranza

La brasileña Valéria Ribeiro es una «enamorada» de la ciudad, desde donde echa las cartas por videollamada a su país, Alemania y a varios puntos de España

.

Ferrol

No es lo más habitual ir al barrio de Caranza, subir hasta una octava planta y encontrar una casa en la que se hace tarot. El olor a incienso lleva hasta una de las habitaciones de la vivienda Valéria Ribeiro (Lorena, São Paulo, 35 años), una brasileña con mucho de ferrolana que lleva once años practicando esta modalidad esotérica. Aunque su imagen, eso sí, es diferente a la de la tarotista habitual. «Es que yo soy muy moderna», no para de repetir. La videollamada es una de sus principales herramientas de trabajo, con la que conecta sobre todo con clientes de su país de origen, Alemania -allí también con brasileños- o España. Además, recibe a ferrolanos o acude a sus pisos.

Para la fotografía que acompaña, Valéria, que no para de hablar y sonreír, hace como si estuviera en medio de una consulta. La tarotista se sienta en su mesa redonda, coloca su smartphone en un pequeño trípode y, mirando a la cámara, empieza a destapar la baraja, mientras suena música de fondo. «No necesito que el cliente esté presente, todo va por ondas y la energía llega igual, no existen barreras geográficas», cuenta. A sus espaldas tiene una torre de libros entre los que hay algunos de teoría del tarot, una práctica que ella vincula con la física cuántica, que asegura que le cambió la vida.

.

«Esto se estudia y es genial. Es como un mapa, como un espejo. Las cartas te presentan el momento en el que estás viviendo y te van llevando por un camino», explica, y deja claro que «el objetivo no es dar los números del gordo». «El tarot se ha denostado mucho con el paso de los años, con lo de llámame y te traigo el amor. Eso es un circo, me da pena», reflexiona Valéria, que ha optado por no trabajar para centralitas porque dice que va contra sus principios.

Varias barajas y péndulos

Valéria es una apasionada del márketing digital y de Internet, lo que le aporta mucho en su trabajo. Para las videollamadas usa las aplicaciones Whatsapp, Skype o Hangouts de Google, por móvil o ordenador. Se ayuda casi siempre de la baraja habitual, pero también de la española, la de póker o la conocida como Cigana da Sorte. Asimismo, utiliza varios péndulos, que «dan respuestas muy precisas».

«El tarot es muy gratificante, a mí me gusta mucho. Ves que puedes hacer algo por alguien, porque funciona como una terapia, es muy psicológico», detalla Váleria. El 80 % de sus clientes acuden por amor, porque «cuando uno sufre por eso, la vida se hunde y se busca cualquier respuesta». El resto de los que acuden lo hacen «por trabajo o por el dinero». «Lo que no me gusta es gente que quiere estar consultando toda la semana, porque ese no es el objetivo, no estoy para vaciar carteras. Y, además, las cosas llevan su tiempo», añade. Asegura que muchas de las predicciones que lee «suelen pasar en los tres o seis meses siguientes».

Esta brasileña estuvo la primera vez en Galicia para conocer A Coruña y Santiago. Cuando regresó la siguiente vez, conoció a un ferrolano y tuvo a su hija, Hilda. Más tarde, retornó a su país, pero tras seis años, acaba de volver hace dos meses y medio. «La ciudad me encanta, soy una enamorada al cien por cien de Ferrol y Galicia», subraya. 

Clases de español

El tarot no es lo único que ocupa los días en Caranza de Valéria, que también se dedica a dar clases de español a sus compatriotas brasileños, igualmente a través de la Red. En este ámbito cuenta con numerosos alumnos, a los que atiende también por el móvil o por el ordenador «Es que soy muy moderna, Internet es una pasada, es maravilloso», vuelve a decir.

Y, por si fueran pocas cosas, también estudió casi toda la carrera de Derecho en Brasil. Ahora, feliz en Ferrol, tiene claro que no dejará de ser una tarotista internacional y a la última, que quiere cambiar la visión que se tiene de su esotérico oficio.

Promoción ferrolanista por instagram

Como apasionada del márketing digital, está informada al día de las últimas novedades de las redes sociales. Por eso, aprovecha una de las de mayor tirón en los últimos años, Instagram, para promocionar sus servicios. Y lo hace, además, con un toque «ferrolanista». En sus últimas publicaciones se pueden ver, por ejemplo, fotografías en el parque Reina Sofía, A Magdalena o el Cantón, que acompaña con frases.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Una tarotista internacional y a la última en Caranza