Ingeniería Eléctrica: un grado con mucho empleo y pocos estudiantes

FERROL CIUDAD

En la imagen, una clase de Ingeniería Eléctrica en Serantes
En la imagen, una clase de Ingeniería Eléctrica en Serantes JOSE PARDO

La matrícula ha pasado del 100% al 35% en apenas cuatro años y los titulados que salen de la escuela de Serantes no son suficientes para atender toda la demanda

15 jun 2018 . Actualizado a las 13:16 h.

En la Escuela Universitaria Politécnica (EUP) de Serantes se vive desde hace ya algunos años un fenómeno para el que los profesores no encuentran explicación: mientras las aulas del grado de Ingeniería en Electrónica Industrial y Automática mantienen una ocupación media del 100%, las de Ingeniería Eléctrica cada vez cuenta con menos estudiantes. El bajón se empezó a acusar en el año académico 2014-2015, cuando de agotar todas las plazas la matrícula cayó hasta un 45% y, a partir ahí, las cifras continuaron descendiendo hasta el curso actual, cuando se cubrieron un 35% de las 60 plazas disponibles en primer curso.

«El descenso ha sido muy brusco y no sabemos a qué obedece, porque la carrera sigue teniendo mucha salida laboral y los titulados que salen de la escuela no son suficientes para atender toda la demanda del mercado», advierte el director de la Politécnica de Serantes, Andrés Piñón, al tiempo que matiza que el bajón de la matrícula en Ingeniería Eléctrica no es algo exclusivo de Ferrol, sino que también se ha registrado en otros centros de España que imparten el título.

Desde el Colexio Oficial de Enxeñeiros Técnicos Industriais de A Coruña (Coeticor) coinciden en el pronóstico. Sin embargo, aunque el número de matriculaciones en la especialidad de ingeniería eléctrica haya caído en los últimos años, la profesión sigue estando demandada y resulta crucial para la sociedad. Desde el colegio destacan la necesidad de distinguir entre el grado en Ingeniería Electrónica y Eléctrica por tratarse de dos titulaciones dispares, pero igualmente importantes. 

¿A qué se debe entonces ese descenso si el grado ofrece un futuro laboral prometedor? Piñón no tiene la respuesta a esta pregunta, pero anota que, salvo contadas excepciones, , casi todas las ingenierías están perdiendo alumnos y sospecha que eso se puede deber a la fama de duras que siempre han tenido estas carreras. «Sin embargo, los estudiantes deberían saber que el nivel de exigencia ha bajado en estos años y ahora ya no resulta tan complicado obtener el título», dice Piñón.

«Tenemos que buscar debajo de las piedras»

De las dificultades existentes para encontrar a ingenieros eléctricos con los que alimentar la demanda laboral existente puede hablar largo y tendido Marcos Martínez, del departamento comercial de Norinver, una empresa de montajes e ingeniería que fabrica cuadros eléctricos y cable estructurado para la industria y el sector naval en el polígono Vilar do Colo. «Tenemos que buscar debajo de las piedras y aún así nos resulta complicado encontrar a titulados con experiencia y que dominen el programa Foran, que para nosotros es vital», apunta Martínez. Además de titulados en Ingeniería Eléctrica, Norinver también precisa ingenieros navales para el diseño de tuberías y sistemas de ventilación. «Ahora podemos estar requiriendo a unas veinte personas», señala el comercial de la empresa.