La autovía de las mil reparaciones

El tráfico pesado del vial que une Ferrol y Vilalba dispara la necesidad de nuevas obras


fERROL / la voz

Sumó mil escollos en su ejecución, y solo en la última década ha consumido más de veinte millones de euros en mejoras. La cifra ha permitido ejecutar al menos una decena de actuaciones en la AG-64, la autovía Ferrol- Vilalba. Y va a más. La Axencia Galega de Infraestructuras ultima la puesta a punto más potente de los últimos años para un vial que, a pesar de las inversiones efectuadas, todos coinciden en que necesita un repaso urgente.

El listado facilitado por la Axencia incluye media docena de grandes intervenciones, fundamentalmente en mejoras del firme, obras de mantenimiento en distintos viaductos y estabilización de taludes. No obstante, un repaso más exhaustivo a la propia web de la Xunta y a la hemeroteca permite ampliar el catálogo de trabajos realizados. Entre otros, el sellado de taludes y reparación de daños ambientales, en el que se habrían consumido más de 17 millones de euros.

A pesar de la notable inversión efectuada, cualquier usuario de la autovía sería capaz de detallar tramos que necesitan una «cura» de urgencia. «El pavimento está muy mal, en dirección a As Pontes, en zonas como Narón o San Sadurniño, sobre todo en el carril de la derecha que es el que soporta más peso... Es urgente echarle un riego asfáltico a toda ella, porque empieza a haber surcos de las ruedas de los camiones». El diagnóstico de situación lo firma Manuel Bouza, presidente de la Asociación del colectivo de transportistas del carbón que, como es sabido, a diario, recorre esta autovía.

Precisamente, el elevado volumen de tráfico pesado que debe soportar el vial es uno de los argumentos que esgrime Infraestructuras para justificar la «voracidad» inversora que, a pesar de que su construcción relativamente reciente (el último tramo se estrenó en 2010), requiere esta infraestructura clave de la red autonómica. Un vial que no solo redujo los tiempos para llegar entre la ciudad naval y Vilalba sino que ha facilitado la conexión con el Norte de la península, al enlazar con la A8.

«Soporta unha intensidade de tráfico pesado moi importante, sendo un dos factores que máis inflúe no estado da rede viaria, e que fai necesario actuar de modo continuo para manter o firme nas condicións axeitadas de conservación», aseguran desde el departamento de Ethel Vázquez. Los camiones representan en torno al 17 % del total de vehículos que circulan a diario por la autovía. Y, sin duda, eso deja huella.

Obras en cartera

Y así, a pesar de los «traballos continuos de mantemento da estrada, que garanten o seu bo estado e seguridade, la Xunta prepara la licitación del proyecto más ambicioso desde el 2011. Una reparación del firme y obras de drenaje transversal por valor de 944.000 euros sólo en la provincia coruñesa.

Desde la Asociación del colectivo de transportistas del carbón exigen un paso más. «Hicieron muy poco en los últimos años. Se verán muchas obras, pero se centraron más en conservación, en temas de limpieza y en resolver problemas muy puntuales». En este sentido, en nombre de los transportistas, Manuel Bouza reivindica que, de una vez, la Xunta de Galicia tome medidas para «los problemas de seguridad en las semicurvas que hay en la bajada desde Igrexafeita hasta San Sadurniño», un tramo con frecuentes las salidas de vía de turismos, especialmente durante la temporada invernal. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La autovía de las mil reparaciones