La Guardia Civil se muda con lo puesto

El reformado cuartel lleva trece meses a la espera de su equipamiento y hace quince días se dio la orden de traslado a las nuevas dependencias, aprovechando los muebles viejos


Ferrol

Sin inauguración oficial y sin nuevo mobiliario. Así ha comenzado la actividad en el renovado cuartel de la Guardia Civil de Ferrol, en cuya reforma invirtió 1.451.000 euros el Ministerio del Interior. El Destacamento de Tráfico ya se trasladó a las nuevas dependencias hace cerca de un mes, pero el personal de la Compañía de la Guardia Civil está ahora en plena mudanza. Y lo hace con el viejo mobiliario, porque, tras trece meses de espera, el nuevo no llegó y hace un par de semanas se recibió la orden de ocupación del renovado edificio.

Desde el pasado lunes, una empresa de mudanzas se encarga del traslado de las viejas mesas, sillas, archivadores y demás elementos, que serán acomodados en unas instalaciones modernas y eficientes, en las que a partir de ahora desempeñarán su actividad los guardias.

Las obras de reforma del cuartel de la Guardia Civil de Ferrol comenzaron en el último trimestre del 2015 y tenían un plazo de doce meses. Las ejecutó la empresa Acciona y sufrieron un parón de varios meses, a causa de un aumento de obra y, consecuentemente, de presupuesto, debido a una serie de imprevistos, como la aparición de un aljibe cuya existencia se desconocía. Estos trabajos a mayores supusieron un incremento de algo más de 130.000 euros sobre la adjudicación y fue necesario esperar a un nuevo ejercicio económico para aprobar la partida, por lo que Acciona mantuvo paralizadas las obras desde noviembre del 2016 hasta los primeros meses del 2017, a pesar de que solo restaban algunos flecos.

De hecho, el Ministerio de Interior informó en abril del año pasado que las obras del cuartel de Ferrol ya solo estaban pendientes de ser recepcionadas, lo que permitirá su inmediata ocupación. La compra del mobiliario competía a la Dirección General de la Guardia Civil, pero no se llegó a materializar.

El proyecto de esta primera fase consistió en la adecuación de tres módulos. Uno de ellos ya está ocupado por el Destacamento de Tráfico y los otros dos son los destinados a las oficinas centrales del cuartel y el calabozo.

La intervención consistió en un drenaje perimetral para poner fin a las filtraciones que había en el edificio, el reforzamiento de la estructura, la demolición y posterior reposición de toda cubierta y el aislamiento de las instalaciones con carpintería metálica y una equipación térmica de bajo consumo. También renovaron los solares y las instalaciones eléctrica y de fontanería, además de solventar el problema de falta de accesibilidad con la instalación de ascensores exteriores acristalados y la habilitación de rampas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La Guardia Civil se muda con lo puesto