«Esto es el esprint final, hay que estirar las horas como sea»

Universitarios, alumnos de selectivo y opositores de enseñanza copan estos días las aulas de estudio del campus

.

Ferrol

Su nombre oficial es Edificio de Apoyo al Estudio, pero casi todo el mundo lo conoce como el aulario. O el «auli». «Puedes ponerlo así, todo el mundo dice, vamos al auli a estudiar», comenta Victoria, una alumna de Ingeniería Naval. Pues bien, el «auli» vive estos días un trasiego fuera de lo normal. Tanto es así que las dos salas de estudio ubicadas en este edificio del campus de Esteiro registraron el pasado sábado su récord de ocupación de los últimos tres últimos cursos académicos. «Ese día por la tarde solo quedó una silla libre; se ocuparon 423 de los 424 puestos distribuidos en las dos plantas», comenta Iván López, conserje del inmueble, al tiempo que apunta que en los dos últimos años -2017 y 2016-, la jornada con más ocupación se registró el Día das Letras Galegas, con un afluencia de 352 y 404 alumnos, respectivamente.

Para buscar las causas de este repunte hay que poner la mirada en el próximo dia 23 de junio, cuando tendrá lugar la presentación de la oposición de enseñanza de Galicia, que este año será de récord, ya que la Consellería de Educación ha convocado 2.050 plazas, la segunda mayor oferta de trabajo de su historia. Por eso las salas del Edificio de Apoyo al Estudio y de la biblioteca de O Patín reciben estos días a muchos opositores que suspiran por una plaza en escuelas e institutos de la comunidad, pero también a universitarios que preparan los exámenes del segundo cuatrimestre -que no finalizarán hasta el 8 de junio- y a los alumnos de bachillerato que se enfrentarán a la selectividad los días 12, 13 y 14 de junio.

Aunque no hay reglas escritas, en el aulario de Esteiro los universitarios y opositores suelen ocupar la sala de la primera planta, mientras que la segunda es la preferida por los estudiantes de bachillerato. Allí estaban ayer con sus apuntes hincando los codos Estevo, Pablo, Iker y Abilio, cuatro estudiantes del Sofía Casanova a los que ya les queda muy poco para examinarse de las pruebas de acceso a la universidad. Los cuatro explican que el aulario es su lugar de estudio preferido, porque es muy espacioso y, además, «aquí no hay tanto ruido ni movimiento como en la biblioteca de la plaza de España, donde no para de salir y entrar gente», anota Pablo. Además, en época de exámenes, el Edificio de Apoyo al Estudio abre todos los días, incluidos fines de semana y festivos, hasta las dos de la madrugada, cuando cierran sus puertas la biblioteca central municipal y la universitaria de O Patín.

«Es una gran ventaja y, además, de noche se estudia muy bien, porque esto está más tranquilo», advierte Estevo, mientras que sus compañeros Abilio e Iker cuentan que muchos días se llevan un bocadillo para cenar en el campus y continuar el estudio hasta pasada la medianoche.

Como ellos, también alaba la luminosidad y los amplios espacios del aulario Laura Hermida, alumna de Farmacia. «Yo estudio en Santiago, pero para preparar los exámenes prefiero venir a Ferrol, porque aquí mis padres me cuidan, me hacen la comida, y ya no tengo el estrés de tener que ir a la compra y cocinar. Esto es el esprint final, así que hay que estirar las horas como sea», apunta Laura, que en Esteiro hinca los codos junto a sus amigos, porque cree que el «apoyo moral del grupo» es muy importante.

En la biblioteca y O Patín

Mientras en el aulario el bullicio aumenta día a día, en la biblioteca de la plaza de España y en la universitaria de la Casa do Patín el repunte no se ha notado tanto. En esta última han establecido su cuartel general Rocío y Fran, que este año se presentarán por cuarta vez a las oposiciones de Educación Primaria, con 240 puestos de trabajo en juego. «Desde el año 2010 que no se convocaban tantas plazas, así que hay que aprovechar la oportunidad», explica Fran, quien como Rocío ha trabajado este curso como sustituto. Ella, que acaba de ser mamá, aprovecha cada minuto que le queda libre para repasar y, como Fran, asegura que a la hora de hincar los codos no hay atajos posibles.«El único secreto es echarle horas y horas».

Alumnos de selectivo

.

Iker, Pablo, Estevo y Abilio (de izquierda a derecha), alumnos del Sofía Casanova, se preparan estos días para la selectividad en el Edificio de Apoyo al Estudio. «Ahora empiezan los nervios, aunque mucha gente nos dice que es más difícil segundo de bachillerato que la selectividad». 

Alumna de Farmacia

.

Laura estudia tercero de Farmacia en Santiago, pero en época de exámenes regresa a casa, con «papi y mami», que le hacen la comida. Además, aquí no tiene que madrugar para coger sitio en la biblioteca, como sí le ocurre en Santiago, donde están saturadas. 

Opositores de Educación Primaria

.

¿A la cuarta va la vencida? Eso esperan Rocío y Fran, que en junio optarán a una plaza en Educación Primaria por cuarto año consecutivo. En la pasada convocatoria, ambos quedaron de primeros en sus tribunales, pero sin plaza. Ahora esperan por fin conseguirla. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Esto es el esprint final, hay que estirar las horas como sea»