Eduquemos


Dice el escritor y profesor italiano Nuccio Ordine -que por cierto hoy acude a Ferrol invitado por la Cátedra Jorge Juan- en una entrevista publicada ayer que el «el profesor tiene que ser un hereje que critique los falsos valores de la sociedad», que luche con la cultura del utilitarismo y ayude a los estudiantes a «ser personas

más solidarias, justas y preocupadas por el bien común». En un mundo en el que los parámetros empresariales se han acercado peligrosamente -hasta aplastarlo, en algunos casos- al ámbito académico, iniciativas como las puestas en marcha para el desarrollo de ciclos de Formación Profesional Dual son un rayo de esperanza. Si este curso arrancaba el de Navantia en Mecatrónica Industrial, ayer se firmó la creación del de soldadura, impulsado por Windar Renovables. Constituyen una oportunidad para recuperar en parte el espíritu de los aprendices de la antigua Bazán, ya que los chavales que accedan a estos estudios podrán aprender al lado de profesionales que los guiarán en sus clases prácticas. Además, comenzarán a desarrollar un oficio en empresas que precisan de personal cualificado, por lo que tienen elevadas posibilidades de que, al término de sus estudios, puedan tener acceso directo al mercado laboral, bien en estas compañías o en similares.

Pero también hay que tomar en cuenta que esos profesionales de los distintos oficios que acompañarán a los alumnos en su desarrollo laboral son también maestros de la vida, que pueden ayudarles en su crecimiento personal. Como esos profesores de los que habla Ordine, que ayudan a hacer «más humana la humanidad».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Eduquemos