La plantilla de Navantia exige más control de seguridad en las auxiliares

Los trabajadores se concentraron en Ferrol tras la muerte de un operario de Tubacer

.

Ferrol

La plantilla de Navantia Ferrol y los trabajadores de las firmas auxiliares protagonizaron a las once de la mañana de ayer un asamblea con una concentración delante de la puerta principal del astillero en señal de solidaridad con la familia de Óscar Bellón, trabajador de la empresa Tubacer fallecido en un accidente laboral el pasado miércoles en las instalaciones de Río do Pozo. Además de abordar las condiciones en las que desarrolla su trabajo la industria auxiliar, el comité reclama a Navantia un mayor control sobre sus empresas auxiliares, tanto dentro de sus recintos como en sus sedes, cuando estén fabricando componentes para los programas de las factorías. Una vigilancia que el comité quiere que se refuerce en cuanto a las medidas de prevención y de seguridad y salud laboral.

En este sentido, quieren que el sistema de gestión recoja tanto para la plantilla principal como para la de subcontratas las mismas normas y pautas, también en cuanto al uso de determinadas herramientas o sistemas de sujeción.

Por el momento, continúan investigándose las circunstancias en las que se produjo el accidente mortal en el que falleció el operario, de 45 años de edad, a última hora de la tarde del pasado miércoles. Según informaron fuentes sindicales, manipulaba una grúa moviendo una plancha de acero, cuando esta se descolgó de su amarre y alcanzó al hombre, que pereció.

La Federación de Industria de CC.OO. también se pronunció ayer tras el siniestro laboral. A través de un comunicado público, insistió «na necesidade de implementar ata os límites as medidas de seguridade para impedir que ningún compañeiro nin compañeira perda a súa vida desenvolvendo a tarefa diaria, en accidentes ás máis das veces evitables organizando o traballo máis axeitadamente». 

«Sen mirar para outro lado»

Además, prosigue el sindicato, «nunca resolve nada ocultar un accidente, por nimias que parezan as consecuencias. Nunca suporá un avance minimizar os erros de seguridade. Non se pode mirar para outro lado», concluye.

La negociación del plan y el convenio, el lunes y martes

Más de un mes después de que se celebrase la última reunión entre la dirección de los astilleros públicos y su único accionista, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) con los sindicatos de la compañía para avanzar en la negociación del plan industrial de la compañía, los responsables de Navantia han reactivado las conversaciones, y han convocado a los interlocutores sociales para la semana próxima. En concreto, el encuentro para analizar el plan estratégico se producirá en la tarde del lunes, mientras que la reunión para intentar constituir la mesa de negociación del próximo convenio colectivo -que Navantia y SEPI quieren que sea único para acabar con las diferencias entre los trabajadores de la parte civil y la militar de la compañía, que pese a haberse fusionado en una misma empresa en el año 2000, continúan 18 años después- será el martes por la mañana.

Aunque la presidenta de la SEPI, Pilar Platero, había anunciado su pretensión de que la negociación del plan industrial quedase cerrada a principios del verano, las partes aún no han entrado en el meollo del programa de futuro, que implicará la salida natural de 1.200 trabajadores en todos los centros de la empresa y también la incorporación de savia nueva a todos los astilleros. No obstante, aún no se ha dado a conocer el número de nuevas contrataciones que maneja la empresa pública ni tampoco han puesto encima de la mesa una cifra los distintos sindicatos.

Será a partir de la próxima semana cuando las partes entren en el meollo de la cuestión. Será una semana crucial, en la que Australia adjudicará el mayor pedido al que aspira Navantia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La plantilla de Navantia exige más control de seguridad en las auxiliares