Canido


Ferrol

Tengo que admitir que hasta el pasado verano, cuando se puso en marcha la campaña para la última edición de las Meninas de Canido, no tenía ni idea de quién era el grafitero Banksy. La aparición de una supuesta obra suya en la pared reservada en el barrio para acoger una de sus creaciones ha supuesto una revolución mediática que ha multiplicado la proyección de esta iniciativa de arte callejero que se ha convertido ya en una seña de identidad en Ferrol.

No dudo del tirón que pueda tener Banksy pero sinceramente creo que la transformación que ha experimentado el barrio, empujada en gran parte por la fiesta del arte creada por Eduardo Hermida en torno a la obra de Velázquez, es un proceso que está lejos de detenerse. La rehabilitación de viviendas está más activa que nunca en una zona en la que aún se puede adquirir una casa con huerta a escasos metros del centro y el dinamismo de la hostelería acaba de mostrar su último ejemplo con la apertura de un nuevo establecimiento singular en el barrio.

En Canido, los niños plantan las consolas para volver a la calle en bicicleta, los mayores toman las plazas y hay un nutrido grupo de vecinos comprometidos que apuestan por sumar esfuerzos desde la asociación vecinal con otras entidades del barrio para la organización de distintos tipos de actividades. Esta pequeña aldeíta dentro de la ciudad es la rara avis en un Ferrol en el que la falta de savia nueva y el descenso de la población es una lacra que hasta ahora nadie se ha tomado en serio. Así que sí, estoy convencida de que si Banksy algún día viniese a Ferrol, no podría tener mejor lugar para hacer uno de sus grafitos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Canido