De la huerta a su cocina en dos clics

La venta «online» gana peso en las empresas alimentarias de la comarca, tanto en productos frescos como el marisco y la verdura, como en las conservas o los quesos


CEDEIRA / LA VOZ

De la huerta (o la lonja) a su cocina en un par de clics o a golpe de ratón. No se trata de meros eslóganes publicitarios, sino de una realidad. El comercio electrónico gana enteros, también entre las empresas alimentarias de las comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal, tanto las que trabajan con productos frescos como el pescado, el marisco o las verduras, como las que ofrecen conservas -de pescado, vegetales o de algas- u otros alimentos elaborados, como ocurre con los quesos o el requeixo.

Internet se ha convertido en un canal de venta complementario, que aún representa poco dentro de la facturación anual de las firmas, pero que va en aumento y funciona, además, como un escaparate. «La página web nos sirve para llegar a la gente, para captar clientes, pero prefiero que luego me llamen por teléfono porque me gusta más el trato personal», reconoce José Luis Pérez, responsable de Marisco de Cedeira. «Compramos el pescado en la lonja a las cuatro de la mañana y al día siguiente llega a cualquier punto de España», explica.

«Crece cada vez más, sobre todo entre la gente joven y también entre esos clientes que antes hacían pedidos por teléfono, por fax o por correo electrónico, a los que ahora les resulta más cómoda la web», indica Ana Docanto, socia de la fábrica de conservas de pescado La Pureza y encargada de Amieiro, marca de mermeladas y conservas vegetales, ambas de Cariño. El tipo de comprador varía de la tienda física o a través de los mayoristas, a la virtual. «Estamos acostumbrados a vender cajas enteras y por la web compran menos unidades y más variedad, y eso nos da más trabajo de empaquetado», señala Docanto, que anuncia cambios inminentes en la web de Amieiro.

La Cooperativa Campo Campela también apura el rediseño de su imagen digital. «Esperamos tener lista la nueva página dentro de dos semanas, la otra era antigua, nada accesible. Queremos potenciar la venta online», avanza Ana Vence, gerente de la sociedad, que confía en rentabilizar el esfuerzo. La firma ferrolana Covas Vexetal lleva tres años ofreciendo toda su producción a través de la web. «Ha ido aumentando, pero aún supone muy poco. El porte es lo que tiene una mayor complicación, porque es un coste añadido para el comprador, pero sí nos sirve de publicidad», observa Ángela del Río, una de las socias. Funciona mejor para el servicio de reparto a domicilio, que prestan únicamente en los municipios de Ferrol, Narón, Fene y Neda.

El carácter perecedero del producto influye, igual que los costes de transporte. «Si compras un pastelón por 16 o 18 euros y tienes que pagar 12 para que te lo lleven a casa, prefieres ir a la tienda», sostiene Manuel Villar, administrador del Horno Artesano Arribi, de Cedeira. Salvo si vives fuera y tienes un capricho, como le ocurrió hace poco a un cliente de Palma de Mallorca, que abonó 37 euros de portes; o hace algún tiempo, a otro que, desde Roma, encargó un pastelón para el Vaticano. Y hay quien descubre un producto a través de la web y después busca una tienda física para adquirirlo, como le ocurre a la conservera de algas Mar de Ardora, con sede en Ortigueira.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

De la huerta a su cocina en dos clics