Suárez agota tres años de mandato sin ejecutar ninguna obra en Ferrol

El alcalde no asistió al arranque de proyectos de otras administraciones, como el tren al puerto


Ferrol

Cuando queda poco más de un año para concluir el mandato, el gobierno de Ferrol todavía no ha puesto en marcha ninguna de las obras anunciadas o comprometidas, como la reurbanización de la plaza de Armas, la reforma del mercado de Caranza, la pasarela peatonal de Santa Mariña o la rehabilitación de la casa natal de Carballo Calero, entre otras. El tiempo apremia, y al tratarse de proyectos con varios meses o incluso años de ejecución y no tener aprobados aún los presupuestos, lo más probable es que no puedan ver la luz antes de las elecciones municipales.

La única intervención que figura en su haber es la rehabilitación de los bajos del edificio Maristany, en el puerto, en los que en julio del 2017 se abrió la primera oficina del peregrino del Camiño Inglés, con una inversión de fondos europeos de 41.948 euros.

Y es que el equipo de Jorge Suárez tampoco puso en funcionamiento algunas de las obras heredadas que concluyeron en el presente mandato, como es el caso de los bajos de la Cuesta de Mella y el ascensor panorámico, que siguen carentes de uso y en estado de abandono a causa del vandalismo.

Tampoco se le buscó una gran utilidad al nuevo edificio singular de la pajarera del Cantón, incluida en el proyecto de reforma de la alameda, que se estrenó en septiembre del 2015 con un espectáculo de danza contemporánea. El gobierno anunció varias alternativas para dar contenido a ese espacio, entre ellas la posibilidad de convertirlo en un escaparate de obras escultóricas, emulando el Palacio de Cristal del Retiro madrileño, pero, tras más de dos años vacío, desde octubre del 2017 solo alberga una exposición de especies vegetales exóticas e invasoras.

Con el centro cívico de Canido también hubo una importante demora en su puesta en funcionamiento, porque estuvo más de un año cerrado. Las obras, que supusieron una inversión de 930.000 euros y fueron financiadas con el Plan Urban, se habían dado por concluidas en abril del 2015, en el mandato del PP, pero no acogieron su primera actividad hasta mayo del 2016.

El arranque del saneamiento de la ría, en cuyas obras se invirtieron 54,3 millones de euros, cofinanciados por Acuaes, Fondos Feder, Xunta y los concellos de Ferrol y Narón, también estuvo atrancado por complicaciones achacables al municipio gobernado por Jorge Suárez. De hecho, la depuración de las aguas residuales tuvo que retrasarse hasta el 5 de abril del 2017, debido a que Ferrol no logró aprobar la tasa de saneamiento. Y tampoco lo hizo en los meses siguientes, por lo que en octubre pasado optó por reactivar la que había implantado el PP en el anterior mandato, decisión que propició la presentación de centenares de recursos de los ciudadanos, que aún no se han resuelto.

Y sin obras municipales que inaugurar o colocar la simbólica primera piedra, la ausencia del alcalde también causó extrañeza en la activación de proyectos importantes para Ferrol por otras administraciones. Es el caso del inicio de las obras del tren al puerto exterior, que tuvo lugar el día 25 de septiembre del año pasado, con la asistencia del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, y el ministro de Fomento, Íñigo de la Senra Hernáiz, entre otras autoridades. Se trataba del arranque de una inversión cifrada en 80 millones de euros, al que no asistió Jorge Suárez.

Todos los regidores que le precedieron inauguraron al menos una intervención

Un mandato sin obras es algo inusual en la historia de Ferrol, puesto que hasta al alcalde con el mandato más corto, el popular Mario Villaamil, ya fallecido, que solo ocupó el cargo 89 días al ser expulsado mediante una moción de censura por el socialista Manuel Couce, se le reconoce el haber conseguido llevar a buen término la construcción del estadio de A Malata, cuya gestión inicial había correspondido a otro regidor del PP, Alfonso Couce Doce.

Por su parte, Couce Pereiro inauguró la nueva plaza de O Inferniño y la primera fase del Acceso Norte, además de haber logrado abrir un tramo de muralla de Bazán. Blanco Rouco, del PP, hizo lo propio con la apertura de la carretera de la Trinchera y la reposición del puente de As Pías que había partido en dos la plataforma Discoverer Enterprise. Xaime Bello, del BNG, asistió durante su mandato al inicio de las obras de la plaza de España en el 2002, con la retirada de la estatua de Franco incluida. Lo relevó en la Alcaldía el popular Juan Juncal, que en 2003 inauguró la llegada de la autopista a Ferrol y en 2005 el rehabilitado teatro Jofre. El socialista Vicente Irisarri reabrió la plaza de España tras la reforma e inauguró la perrera mancomunada de Mougá y el Palco das Ánimas.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Suárez agota tres años de mandato sin ejecutar ninguna obra en Ferrol