Ellas (por)


Ferrol

Fue al concesionario con su pareja a comprarse un coche y todas las explicaciones se las dieron a él, que al terminar la consulta, cuando le aseguraron que iba a disfrutar mucho del automóvil, tuvo que confesar que no tenía carné y que era su mujer la que iba a conducirlo. Ella era la experta en vinos, pero parecía invisible en aquel encuentro en que su pareja era la que recibía todas las atenciones. Ella, con cargos de responsabilidad en su empresa, tuvo que contestar mil veces si se planteaba cogerse una reducción de jornada tras incorporarse al trabajo tras dar a luz a su primera hija, mientras que ni una sola vez le formulaban esa misma cuestión a su marido. A otra, el banco en el que tenía su nómina le bombardeaba su buzón con cartas dirigidas a su marido para ofrecerle créditos de distintas cuantías mientras a ella la tentaban con publicidades de aspiradoras. Aquella que había estudiado italiano y en un viaje estival veía como los napolitanos se dirigían insistentemente a su pareja pese a que él les contestaba en castellano y aclaraba que era su mujer la que controlaba ese idioma. La ingeniera en un mundo de hombres que tenía que andar prácticamente kilómetros en un astillero para poder acceder a un baño de mujeres. La estudiante que escuchó de su profesor que su trabajo técnico era demasiado bueno para estar escrito por una mujer. Esas niñas que todavía hoy reciben en un sorteo de un festival de carnaval una muñeca mientras a sus amigos los obsequian con un coche teledirigido. La adolescente que quiere dejar de sentirse un bicho raro por plantearse estudiar una carrera copada mayoritariamente masculina. Y así todo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Ellas (por)