Una nevada con copos frágiles y frío

A primera hora la jornada amenazaba con complicaciones que no llegaron a molestar


Ferrol

Las previsiones se cumplieron y tanto Ferrol como la comarca amanecieron con temperaturas gélidas. Tanto que el entorno de As Pontes y muchas zonas del Ortegal quedaron cubiertos bajo un manto de nieve que amenazaba con complicar la jornada, pero que apenas llegó a causar problemas. En la ciudad cayeron copos poco después de las nueve de la mañana, pero tan frágiles que se desvanecieron a los pocos segundos. Ni los viandantes más ágiles fueron capaces de sacar a tiempo el móvil para inmortalizarlos. Así que el último día de febrero no pasará a la historia por una nevada en las calles ferrolanas en las que, sin embargo, era difícil aguantar sin tiritar. «Ni los muy fumadores están hoy en las terrazas», aseguraba una camarera del Cantón aliviada ante una jornada de trabajo que se temía complicada.

Los servicios de emergencias y las policías locales de la comarca esperaban muchas más llamadas de las que finalmente recibieron. Y en Ferrol los bomberos estuvieron casi toda la jornada en la base, mientras que el martes tuvieron muchas más salidas por problemas causados por el temporal, muchos de ellos caídas de árboles o ramas en el municipio de Valdoviño.

Tren retrasado

En las carreteras tampoco hubo demasiados incidentes, aunque un tren que realizaba el trayecto entre Madrid y Ferrol estuvo retenido en Carbajales por problemas en el cambiador de Zamora y llegó con retraso a la estación.

Así las cosas, la de ayer fue la segunda vez en poco más de quince días en la que se registró un brusco descenso de las temperaturas. La tercera semana de febrero se registró otra ola de frío que dejó valores por debajo de los cero grados en casi todas las zonas del interior de las comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal. La sensación térmica cayó hasta los ocho puntos bajo cero en Monfero, según registró la estación de MeteoGalicia, ubicada en el Monte da Curra, y los cinco en la sierra de A Faladoira, en Ortigueira. Cifras similares a las de ayer y que, de acuerdo a las previsiones, mejorarán un poco en las próximas jornadas, aunque aún no se espera que vuelva a salir el sol como lo hizo a principios de esta semana.

Un mercado de A Magdalena más gélido que estar en la calle

Bea abelairas

La falta de tres puertas afecta tanto a los vendedores que ayer varios se quedaron en casa para no enfermar

«Hace más frío aquí dentro que en la calle, fíjate que tengo la nevera a menos dos grados y siento calor cuando entro», así resumía María Prim el calvario que supone pasar jornadas frías en la zona de pescadería del mercado de A Magdalena. Faltan tres puertas: una desde hace dos años, otra desde hace tres y la tercera se rompió el pasado mes de diciembre. Así que el cruce de corrientes complica el trabajo y la salud a los vendedores. «Aquí cogemos un catarro o una gripe y ya no nos recuperamos, por eso hay personas que no pueden venir a trabajar para no recaer», cuenta María, que se siente afortunada porque su puesto es uno de los que está contra la pared y no tan expuesto como los centrales.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Una nevada con copos frágiles y frío