Una Torre de Babel en el campus

Los centros de Esteiro y Serantes acogen este año a medio centenar de estudiantes fóraneos

En la imagen, Nursac y Burak, dos estudiantes turcos que estudiarán en el campus hasta finales de curso
En la imagen, Nursac y Burak, dos estudiantes turcos que estudiarán en el campus hasta finales de curso

ferrol / la voz

Poco a poco, pero sin pausa, la cifra de alumnos extranjeros que recalan en el campus de Ferrol gracias a las becas Erasmus y a otros programas de intercambio no deja de crecer. La Universidade da Coruña acoge este año a un total de 641 estudiantes foráneos, de los cuales 52 -procedentes de países como Costa Rica, Italia, México, Rumanía, Francia, Turquía o Eslovenia - han desembarcado en las escuelas y facultades de Esteiro y Serantes.

Tras la marcha de los alumnos que disfrutaron de su estancia durante la primera mitad del curso, la vicerrector del campus, Araceli Torres, dio la bienvenida ayer a los que vivirán la experiencia en este segundo cuatrimestre. Y también a algunos que ya llevan aquí desde el pasado mes de septiembre, como es el caso del esloveno Luka Rojec, que cursa materias de Ingeniería Eléctrica y Electrónica en la Politécnica de Serantes. «Tras cinco meses aquí, puedo decir que Ferrol me gusta mucho y que la experiencia está resultando muy enriquecedora; ser un alumno Erasmus vale la pena, porque, además de conocer un país extranjero y hacer amigos, tienes que resolver todos los problemas por ti mismo y eso te hace madurar», comenta este joven en un español bastante correcto para los pocos meses que lleva en Galicia.

La vicerrectora dio la bienvienida ayer a parte de los estudiantes foráneos que han recalado en el campus este cuatrimestre
La vicerrectora dio la bienvienida ayer a parte de los estudiantes foráneos que han recalado en el campus este cuatrimestre

Además de sentirse atraído por la «cultura atlántica», otro de los motivos que animó a Luka a decantarse por la UDC a la hora de elegir destino fue la posibilidad de aprender la lengua de Cervantes, de la que apenas chapurreaba una palabra al llegar a Ferrol. En esta tarea, los alumnos extranjeros cuenta con una gran ayuda en el campus, ya que la UDC les ofrece clases gratuitas de español durante todo el curso. Además, los estudiantes Erasmus disponen de una beca cuya cuantía varía en función de la universidad de procedencia y que suele rondar los 400 euros mensuales.

Aunque no recalaron en Ferrol de la mano del famoso programa estudiantil europeo, los costarricenses Ariel, José y Bernard también cuentan con una ayuda económica de su universidad para hacer frente a los gastos de su estancia en Ferrol -en su caso, de 2.200 dólares para cinco meses- y, como sus compañeros, se muestran satisfechos del nivel académico que han encontrado en Ferrol.

«Los laboratorios están muy bien equipados y los profesores cuentan con mucha experiencia y conocimientos», dice Bernard, quien como sus compañeros procede del Instituto Tecnológico de Costa Rica y está realizando el proyecto fin de grado en el Grupo Integrado de Ingeniería de Esteiro. Aunque llevan muy poco tiempo en Ferrol, los tres ya pueden hablar de algunas cosas que le gustan de su ciudad de acogida, como la gente, la tortilla española -«que está muy buena»- y el ambiente de seguridad que se respira en las calles. «En nuestra ciudad hay zonas bastante inseguras y por eso valoramos mucho la tranquilidad de Ferrol», dice José.

Como ellos, los turcos Nursac Yilmaz y Burak Hüseyin -procedentes de la Universidad de Yalova, que este año envía alumnos a Ferrol por primera vez- destacan lo bien equipados que están los laboratorios. Y tampoco escatiman elogios para las clases: «Aquí tienen una importante carga práctica y eso me gusta mucho porque en Turquía solo damos teoría», advierte Nursac.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Una Torre de Babel en el campus