Exhuman por error el cadáver de su madre

Las hijas se enteraron al recibir una carta en la que el Concello de Ferrol se disculpaba por lo ocurrido con su progenitora

.

ferrol / la voz

Una familia de Ferrol está «profundamente indignada» por lo ocurrido con los restos mortales de su madre en el cementerio municipal de Catabois, en Ferrol. A través de una carta firmada por el concejal de Servicios, Luis Victoria, se enteraron de que el nicho en el que hace algo más de cinco años enterraron a su progenitora había sido abierto y los «restos cadavéricos, introducidos nunha bolsa sudario, quedando depositados no mesmo nicho».

«Cuando leí la carta me quedé petrificada», manifestaba ayer una hija de la fallecida, que relató la secuencia de los hechos para La Voz acompañada por otras dos hermanas. Las tres se muestran muy contrariadas porque se hubiesen perturbado los restos de su madre, pero su indignación se eleva al grado sumo porque desde el Concello no se lo hubiese comunicado de inmediato y decidiese darle carpetazo a través de una carta certificada 15 días después. «¿Qué les costaba hacernos una llamada en el mismo momento, para que pudiéramos comprobar qué se hacía con los restos de nuestra madre?», se preguntaba ayer una de las hijas, añadiendo que ahora no tienen la certeza de que los huesos que están en el sudario sean los de su progenitora.

La misiva del Concello de Ferrol pone en conocimiento de la familia que «o encargado substituto do cemiterio de Catabois, o día 17 de xaneiro de 2018, emitiu un informe no que indica que o día 15, dando cumprimento á licenza de exhumación dun cadáver, os traballadores municipais por erro abriron outro nicho, exhumando os restos cadavéricos de... [aquí figura el nombre de la madre] e introducíndoos nunha bolsa sudario, quedando depositados no mesmo nicho». Y a continuación viene la disculpa, con el siguiente relato: «Agradézolle a súa boa disposición en canto ao recoñecemento do erro producido e pídolle encarecidamente desculpas a vostede e aos demais familiares, poñéndome á súa disposición para calquera aclaración que necesiten».

El error fue consecuencia de una confusión en el número de los nichos. Los trabajadores del cementerio tenían que retirar los restos de un difunto y meterlos en una bolsa para permitir un nuevo enterramiento en el mismo hueco, pero se equivocaron de número. Lo descubrieron cuando se personó en el cementerio un familiar del otro fallecido y les dijo que el nicho que estaba abierto no era el suyo.

Las hijas no aciertan a entender que las disculpas no se hubiesen hecho en persona, por tratarse de un tema tan delicado, y les incomoda todavía más que en la carta se dé por hecho su buena disposición a reconocer el error. «Sabemos que hay errores humanos, y lo entendemos, pero lo que hicieron, o mejor no hicieron, no es de recibo», apostillan. Además, se niegan a creer que su madre estuviese ya esqueletizada, porque había sido enterrada en junio del 2012 -no se pueden hacer exhumaciones antes de cinco años, por lo que ese plazo legal se superó solo por siete meses-. Y también las indigna que el féretro, que fue a parar al contenedor de la basura, estuviese deshecho.

Las tres hermanas se reunieron ayer, por decisión propia, con el concejal de Servizos, pero su explicación no las tranquilizó. «Nos dijo que si queríamos podíamos tener una compensación económica y nos aseguró que los restos que volvieron a meter en un sudario en el nicho son de nuestra madre, porque él estuvo allí desde el minuto uno», contó una de las afectadas, y añadió que lo lógico sería que las hubiese llamado en ese momento, para que pudieran comprobar lo que se estaba haciendo.

«Para o seu coñecemento».

El encabezamiento de la carta enviada por el concejal de Servicios a la familia afectada por la exhumación errónea, «para o seu coñecemento aos efectos que procedan», no fue para las hijas de la fallecida el más adecuado para transmitir unas disculpas por un hecho de estas características.

Votación
11 votos
Comentarios

Exhuman por error el cadáver de su madre