Ferrolterra sitúa el paro en la precrisis pero sigue sin recuperar el empleo

Las tres comarcas cuentan con 4.000 parados menos y mil empresas más que a finales de la pasada década


Ferrol

Mientras que, a finales de la primera década del siglo, en gran parte del país la crisis económica comenzaba a arrasar con el empleo y la actividad económica, la comarca ferrolana lograba esquivar esos efectos, debido al trabajo que tenían los astilleros de la ría. Sin embargo, en el año 2010 comenzó a hacer frío en el mercado de trabajo de la zona. El censo de desempleados se disparó hasta los 17.483 parados -en los ejercicios más duros de la recesión llegaron a rondar los 22.000-, los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo alcanzaron los 1.220 y las afiliaciones a la Seguridad Social cayeron hasta los 62.903. No obstante, la curva descendente de empleo siguió acentuándose en los ejercicios posteriores, de forma que se tocó suelo con poco más de 51.000 puestos de trabajo.

En ese contexto, después de la travesía en el desierto por la que han atravesado industrias y trabajadores, los síntomas de la recuperación ya están aquí, aunque las tres comarcas continúan sin aprobar la recuperación de la asignatura del empleo. Así, los datos que maneja el Instituto Galego de Estatística (IGE) indican que al cierre del pasado año había 60.576 personas afiliadas a la Seguridad Social, es decir, 2.000 menos que en los tiempos precrisis. La zona tiene puestas muchas expectativas en la ocupación que puede generar el nuevo ciclo de construcción naval, con la construcción de los dos buques logísticos para la Armada de Australia y el probable encargo de las cinco fragatas F-110, cuyo compromiso inversor ya ha sido anunciado por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

En el otro extremo de la balanza se encuentra el desempleo, que se ha reducido de forma sensible. La construcción, que en los primeros momentos de la crisis padeció una intensa destrucción de puestos de trabajo finalizó el pasado ejercicio con 1.515 parados, mientras que en el 2010 contaba con 2.800. También se ha reducido considerablemente el desempleo en la industria. Si bien hace siete años este sector concentraba 2.432 desocupados, al finalizar el pasado ejercicio ya se había rebajado hasta los 1.515.

Tanto entonces como ahora, el sector servicios es el que cuenta con el mayor número de personas paradas y es también el segmento de mercado en el que menos se ha reducido el paro. Entre entonces y ahora, solo 700 demandantes menos, llegando a los 8.753 actuales. 

Menos ERE

Ligado a este descenso se ha producido también el desplome en el número de trabajadores que llegaron a estar afectados por expedientes de regulación de empleo. De acuerdo con los últimos datos de los que dispone la Consellería de Economía, durante el pasado año se mantuvieron en vigor catorce expedientes -aplicados en empresas de Ferrol, Narón, Pontedeume, As Pontes, Cariño y Cerdido- que afectaron a 232 trabajadores. Esta misma fórmula para suspender temporalmente el empleo o rescindir el contrato de parte de las plantillas afectaba a finales del 2010 a 1.220 personas.

Otro de los indicadores positivos de la economía de las tres comarcas lo marca el dinamismo empresarial: el número de sociedades que funcionan actualmente en Ferrolterra, Eume y Ortegal son 13.114, frente a las 11.992 que había inscritas en el 2010. Aunque la comarca ferrolana continúa siendo una zona fuertemente dependiente del sector público y del empleo por cuenta ajena, durante los años más duros de la crisis, el autoempleo fue un refugio para muchos que no lograban encontrar un puesto de trabajo, creando sus propias firmas.

Reducir la precariedad, una de las asignaturas pendientes 

La rueda de la actividad económica vuelve a moverse y las tasas tan dramáticas de paro como las que existían en los años más duros de la recesión han pasado a la historia, pero como consecuencia de esas circunstancias desfavorables se ha instalado una lacra que aún está lejos de desaparecer: la precariedad laboral. En ello coinciden tanto los empresarios como los agentes sociales. Manuel Grandal, secretario comarcal de la CIG, sostiene que, debido al índice de paro tan alto que viene padeciendo históricamente esta zona, muchos trabajadores que no quisieron marcharse a otros lugares a buscar empleo han aceptado un deterioro de sus condiciones. «Vamos de cara ás condicións do século XIX, o que está pasando por exemplo coa xente moza é demoledor e a sociedade se está polarizando», afirma en alusión a la desaparición de la clase media. Además, insistió en la necesidad de que «se actúe urxentemente sobre certos piares que son básicos, porque a situación desta comarca é grave».

También José Ramón Franco, presidente de la Asociación de Empresarios Ferrolterra (AEF) admite que la precariedad es asignatura pendiente a resolver, junto con la debilidad financiera que aún muestran algunas empresas.

No obstante, se mostró optimista con respecto a la situación económica de las tres comarcas. Afirma que «se está moviendo el mercado y eso es importante. Hay inversiones y también circula el dinero». Por otro lado, aprecia una demanda de profesionales, principalmente en algunos gremios profesionales, «y eso es una buena señal». 

Rentabilidad

En el ámbito empresarial, afirmó que aún tienen que mejorar los márgenes de rentabilidad, ya que las sociedades vienen de unos años en las que muchas de ellas han estado centradas en subsistir. «Por un lado tenemos mochilas, pero por otro también tenemos ruedas».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ferrolterra sitúa el paro en la precrisis pero sigue sin recuperar el empleo