«Trabajamos en el camino al éxito de las F-110, tan importantes para Ferrol»

El almirante jefe del Arsenal, Antonio Duelo Menor, expresa que las instalaciones castrenses siguen mejorando después de un período de profunda crisis que «empieza a clarear»

;
Conversación con el almirante jefe del Arsenal de Ferrol Antonio Duelo Menor concede su primera entrevista a La Voz tras siete meses en el cargo

Ferrol

Después de siete meses en el cargo, el almirante jefe del Arsenal de Ferrol, Antonio Duelo Menor (Cartagena, 59 años), ya es un ferrolano más. «La verdad es que me siento como en casa y estoy disfrutando mucho en lo personal y profesional», expresa al concluir su primera entrevista con La Voz, en la que detalla el futuro más próximo de la ciudad en el ámbito militar.

-¿Cómo valora sus primeros meses en el puesto?

-Asumí el puesto con mucha ilusión y consciente del reto que supone afrontar la responsabilidad del sostenimiento de las unidades e instalaciones navales basadas en el Cantábrico, así como de ejercer la representación institucional de la Armada en esta zona. Los últimos meses han sido de intenso trabajo para ponerme al día en todos los asuntos propios del destino y establecer relaciones institucionales fluidas con otras autoridades. Mi predecesor, el almirante Romero, me dejó los asuntos resueltos o encarrilados. Básicamente he tenido que continuar su labor aunque, lógicamente, con sello propio.

-¿Qué va a mejorar del Arsenal?

-Durante el período de crisis que se ha alargado durante casi diez años, la Armada ha sufrido una fuerte reducción en los recursos financieros, materiales y humanos puestos a su disposición por el Gobierno para cumplir sus cometidos. Dentro de este marco de austeridad, los arsenales han visto mermadas sus capacidades para el sostenimiento logístico. Ahora que la crisis tiende a remitir y que el horizonte presupuestario parece que comienza a clarear, es el momento de reorganizarse, de racionalizar estructuras y, de la mano de las nuevas tecnologías, conseguir una mayor eficacia y eficiencia en el desempeño de nuestros cometidos logísticos. A este objetivo obedece el nuevo concepto de apoyo logístico de la Armada. Se trata básicamente de delimitar qué debe y puede hacer un arsenal por sí solo o en colaboración con la industria pública o privada. Para ello se pretende establecer una organización por capacidades logísticas y dotarse de los medios materiales, humanos y de infraestructura necesarios para poder realizarlas.

-Esa crisis de la que habla ha repercutido en el estado de las instalaciones militares...

-Efectivamente, las infraestructuras han sufrido mucho durante este período de recortes presupuestarios. Prácticamente nos hemos tenido que limitar a un mantenimiento correctivo de las instalaciones. Sin embargo, en el 2017 ya hemos dispuesto de más créditos y se han podido acometer obras de cierta entidad como la nueva galería de tiro del Tercio Norte, y mejoras en los polvorines de Mougá, la Estación Naval de A Graña y de viales y muelles en el Arsenal. Eso sí, es una problema que el presupuesto esté prorrogado, porque de este solo disponemos de un 50 % inicialmente. Además, este año entra en vigor la nueva ley de contratos del Estado del sector público, que cada vez es más compleja y más técnica.

-¿Y de cara a este año tienen programada alguna actuación?

-Tenemos previsto mejorar las instalaciones deportivas del arsenal de la Junta de Deportes en Batallones, así como poner en funcionamiento un taller de control y revisión de instalaciones a presión. También se tratará en los próximos años de racionalizar las instalaciones, unificando talleres y dependencias.

-Ferrol aguarda la confirmación del proyecto de las F-110. ¿En qué estado se encuentra?

-Una vez completada el 30 de noviembre la fase de definición con la System Design Review, el Ministerio de Defensa y la Armada, junto con las principales empresas implicadas como Navantia e Indra, trabajan intensamente estos meses en la redacción de las Especificaciones Técnicas de Contrato. La ministra de Defensa ha manifestado recientemente que este programa es una de las prioridades principales en el ciclo de obtención de capacidades que ahora comienza. Por lo tanto, esperamos que la orden de ejecución pueda firmarse en el primer semestre de este año y la primera de las fragatas se entregue a la Armada en el 2024.

-El astillero ferrolano, no cabe duda, será protagonista...

- Las cinco unidades se construirán en Ferrol y supondrán una gran oportunidad de modernización tecnológica para el astillero. La Armada está desarrollando, en el marco del 4.0, el nuevo concepto de apoyo logístico, en el que las nuevas tecnologías jugarán un papel clave. Con Navantia trabajamos de forma colaborativa en el camino hacia el éxito de este programa, tan importante para ambos y, por supuesto, para la ciudad de Ferrol.

«La Armada siempre intenta colaborar para que la ciudad sea más abierta al mar»

Las unidades con base en Ferrol continuarán navegando por todo el planeta este año.

-¿Qué despliegues tienen previstos los buques del Arsenal?

-El nivel de actividad de las unidades basadas en Ferrol será similar al del 2017. Dos fragatas F-100, una cada semestre, y el Cantabria se integrarán en las agrupaciones permanentes de la OTAN. Además, las fragatas participarán en diferentes ejercicios nacionales e internacionales, y está previsto que la Méndez Núñez se integre en el grupo del portaviones estadounidense Abraham Lincoln. En cuanto a los patrulleros, continuarán desplegándose de forma rotativa en el Golfo de Guinea para llevar a cabo actividades de seguridad cooperativa, y también realizarán operaciones de vigilancia en aguas de nuestro interés.

-En cuanto a la posibilidad de derribar el muro del Arsenal, ¿cuál es su visión?

-Este es un tema complicado. En primer lugar, el Arsenal está declarado Bien de Interés Cultural (BIC), por lo que las actuaciones en el ámbito de las infraestructuras están restringidas. Por otra parte, es una instalación militar y, como tal, está sometida a ciertas restricciones por motivos de seguridad física y confidencialidad. En tercer lugar, la sustitución de la muralla por una verja en determinada zonas podría aumentar la contaminación ambiental y acústica. Asimismo, hay que tener en cuenta que en buena parte del perímetro del Arsenal, la sustitución por una verja solo permitiría ver la parte trasera de edificios del Arsenal. La Armada siempre ha intentado colaborar con la ciudadanía y las administraciones para hacer de Ferrol una ciudad más abierta al mar. Baste recordar las iniciativas de la recuperación de los fosos, del centro de Herrerías y del antiguo Cuartel de Instrucción.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Trabajamos en el camino al éxito de las F-110, tan importantes para Ferrol»