Brotes verdes en A Magdalena

Pese a la feroz competencia de las grandes superficies, pequeños empresarios siguen apostando por el casco histórico de la ciudad para poner en marcha sus negocios

Nacho Santalla acaba de abrir la tienda Plaza Skate Shop en la calle de A Coruña
Nacho Santalla acaba de abrir la tienda Plaza Skate Shop en la calle de A Coruña

Ferrol

Mientras gigantes como Zara planean echar el cierre en el centro de Ferrol para expandirse en Odeón y negocios de siempre bajan la persiana para colgar el cartel de «se alquila», hay emprendedores que siguen apostando por el barrio de A Magdalena para montar sus negocios. ¿Son unos héroes? ¿Se han vuelto locos? ¿O es que realmente el casco histórico tiene el suficiente potencial como para poder competir con las grandes superficies?

Nacho Santalla ni se considera un héroe ni se ha vuelto loco. Y sí, está convencido de A Magdalena tiene mucho potencial. En el barrio ilustrado ha vivido su toda su vida y en él acaba de abrir las puertas de Plaza Skate Shop, un pequeño establecimiento de la calle de A Coruña dedicado a la venta de patinetes, material y ropa deportiva. «Siempre tuve el sueño de abrir una tienda 100% skate y vi que ahora el momento adecuado para hacerlo», cuenta Santalla, quien con solo 24 años no tiene miedo al futuro.

En los dos meses que lleva abierta su tienda no le han faltado clientes, algo que el joven emprendedor achaca al tipo de producto que oferta -con una creciente demanda en la ciudad- y a su especialización en el sector, ya que Santalla practica skate desde hace más de una década y lleva ya dos años dando clases como monitor en la escuela La Madriguera de Catabois. «Conozco muy bien el material que vendo y por eso puedo aconsejar bien a los clientes, que es lo que yo pido cuando voy a una tienda; no me gusta vender por vender, ni engañar a la gente», advierte este comerciante.

Frente a las grandes superficies, Nacho Santalla cree que el pequeño comercio de A Magdalena ofrece comodidad, «porque todo está a mano y no hay que coger el coche para ir de compras» y, sobre todo, un trato mucho más cercano y familiar. Eso sí, considera que tanto el Concello como el propio gremio deberían organizar más actividades como gancho para dinamizar el comercio.

En este mismo punto coincide el videógrafo ferrolano Carlos Caraglia, quien hace pocos días puso en marcha en la calle Dolores Earth 360, un estudio especializado en producciones audiovisuales -desde documentales hasta vídeos corporativos- y que próximamente también ofrecerá cursos de formación y productos de Panasonic. Aunque piensa que el centro está moribundo, Caraglia cree en sus posibilidades y considera que la clave para que un negocio pueda funcionar radica en la propia iniciativa del empresario: «Lo que está claro es que ahora ya no puedes abrir un negocio y sentarte a esperar a que el cliente entre por la puerta. Hay que ir a buscarlo organizando actividades, ofreciendo promociones, diseñando eventos de forma conjunta con otros comerciantes, etcétera».

El videógrafo Carlos Caraglia, en su estudio Earth 360 de la calle Dolores
El videógrafo Carlos Caraglia, en su estudio Earth 360 de la calle Dolores

Pastas de Salamanca

A pocos metros de distancia de su local, en el 146 de la calle Real, también se acaba de estrenar La Despensa Real, un ultramarinos que ofrece frutas y verduras «a precios súper económicos», además de productos delicatesen de marca gallega, pastas artesanas de Salamanca y embutidos de Zamora. Lo cuenta Manoli Paz, quien comanda el negocio con la ayuda de su marido, José Gil. «Los dos trabajamos en Frobel hace ya muchos años y nos apetecía volver a la calle Real», explica al tiempo que se confiesa una fan incondicional del centro, al que no ve «tan muerto como la gente dice».

También lo ve así -«con bastante vida»- Eloy Rodríguez, un joven naronés que acaba de poner en marcha su propio negocio en el 58 de la calle Real. Allí comanda Frutería Eloy, donde además de frutas y verduras se puede encontrar mermeladas sin gluten, pan, pasteles, cafés, infusiones, champanes y vinos.

Eloy Villanueva ha abierto en la calle Real una frutería que lleva su nombre
Eloy Villanueva ha abierto en la calle Real una frutería que lleva su nombre

Como sus compañeros, Villanueva cree que el pequeño comercio tiene sus bazas en la calidad de los productos que ofrece y en el trato familiar al cliente. «Las frutas que se pueden comprar en mi tienda no vienen de cámara, y además, yo me puedo permitir tener un detalle o un mimo con los clientes más fieles, algo que no es posible en las grandes superficies».

Alquileres demasiado altos para una ciudad pequeña y en crisis como Ferrol

En la calle Real el precio de los bajos oscila entre los mil y los dos mil euros al mes

¿Resulta demasiado caro montar un negocio en un bajo comercial de A Magdalena? Algunos de los emprendedores que se acaban de estrenar en el barrio aseguran que en su búsqueda de locales se toparon con ofertas a precios «desorbitados», una realidad que también constatan desde las agencias inmobiliarias. Según las fuentes consultadas, en la calle Real los alquileres no bajan de los mil euros al mes -pudiendo llegar a los dos mil-, mientras que en la calle Dolores los precios oscilan entre 800 y 1.200 euros y en otras como María o de la Iglesia es posible dar con ofertas de bajos desde 450 o 500 euros mensuales.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Brotes verdes en A Magdalena