Regreso a casa tras salvar 1.200 vidas

El buque Cantabria atraca después de una misión «profesional y humana»


Ferrol

Un total de 13 encomiendas de salvamento en las que rescataron a 1.199 personas, 170 de las cuales eran niños. Este es el resumen numérico de la participación en la operación Sophia, contra el tráfico ilegal de personas, del buque Cantabria, que a primera hora de este jueves atracó en Ferrol después de cuatro meses y un día de misión. Las cifras reflejan el trabajo de una dotación que tuvo, como siempre, que poner todo de su parte en el apartado profesional, pero esta vez aderezado con una importante carga emocional. Las lanchas motoras con decenas de inmigrantes a bordo, a la deriva en el mar Mediterráneo, son seguro una estampa que recordarán siempre.

«El comportamiento de la dotación fue ejemplar. No me sorprendió, porque la conocía y sabía que era magnífica, pero hubo jornadas de 24 horas en las que del primero al último estuvieron realizando rescates. Y no parecía haber cansancio», subrayó el comandante del buque, José María Fernández de la Puente, poco después de llegar. El Cantabria marcó con esta misión un triple hito: ser la primera unidad no italiana en ejercer el mando, ser el primer buque de aprovisionamiento integrado en esta fuerza naval y, asimismo, contribuir a la colaboración entre la Unión Europea y la OTAN con sus capacidades logísticas. Al frente, todo este tiempo, estuvo el contralmirante Javier Moreno Susanna.

«Hubo jornadas de 24 horas seguidas en las que parecía no haber cansancio»

«La valoración es muy positiva, la misión ha tenido una alta dosis de humanidad. Aunque no fue la tarea fundamental, no deja de ser una responsabilidad moral llevar a cabo en alta mar rescates de personas que están abocadas a una muerte segura», reseñó Fernández de la Puente.

Además, de esta etapa se llevan el recuerdo del agradecimiento del papa Francisco en una de sus audiencias generales en la plaza de San Pedro del Vaticano, un detalle que «fortaleció anímicamente» a la dotación tras una de sus semanas más duras. «Se tuvieron que enfrentar a lo peor de la naturaleza humana y lo resolvieron francamente bien», valoró el comandante de la 31.ª Escuadrilla de Escoltas, Gonzalo Villar Rodríguez, presente en el recibimiento de este miércoles. 

Mejoría en la zona

Esta operación de la UE desarrollada frente a las costas de Libia desde el 2015 ha mejorado las condiciones en la zona, sobre todo por la rebaja del número de embarcaciones que salen desde el país africano. No obstante, aún quedan retos. Ahora el objetivo es que la guardia costera libia, a la que han dado adiestramiento, se encargue de limitar a las mafias en sus aguas territoriales. Para ello, España seguirá involucrada con la fragata Santa María.

El Patiño continúa en la Atalanta y dos fragatas operarán con la OTAN en el 2018

La dotación del Cantabria ha tenido la suerte de pasar la Navidad en casa, pero no así la de su buque gemelo, el Patiño, que se encuentra inmerso en la operación Atalanta. El día de Nochebuena lo pasarán navegando en el océano Índico en demanda de Dubái. El regreso a Ferrol no será hasta el próximo mes de abril.

Por otro lado, el comandante de la 31.ª Escuadrilla, Gonzalo Villar, adelantó que a partir de enero dos de las fragatas con base en Ferrol se empezarán a preparar para incorporarse en el segundo cuatrimestre a una de las agrupaciones permanentes de la OTAN. Además, el propio Cantabria también volverá a colaborar con la Alianza Atlántica.

Cambio de mando en el Atalaya

El patrullero Atalaya ha cambiado de mando. El puesto lo ha dejado el capitán de corbeta José María Cuertos Azcona y ha pasado a manos de su homólogo Álcaro Calderón Izquierdo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Regreso a casa tras salvar 1.200 vidas