El Sillicon Valley holandés echa el anzuelo en Ferrol

La región de Brainport busca en la ciudad a alumnos de FP para trabajar en empresas innovadoras


ferrol/la voz

La economía holandesa se sustenta en tres pilares: el aeropuerto de Ámsterdam, el puerto de Róterdam y el tejido industrial de Brainport, un región líder en innovación empresarial y tecnología a la que muchos ya conocen como el nuevo Sillicon Valley europeo. Sin embargo, los Países Bajos no cuentan con suficiente población para saciar el hambre de profesionales de perfil técnico que precisa esta floreciente región situada al sur del país. Y es por ello que las firmas de Brainport -con su epicentro en la capital, Eindhoven-, se han lanzado a la caza de jóvenes talentos en Galicia.

Lo explicaba ayer, en el CIFP Ferrolterra, Tinus Van de Pas, representante del clúster de empresas de Brainport, quien estos días se encuentra de ruta por la comunidad para «reclutar» a universitarios y estudiantes de FP dispuestos a hacer prácticas en empresas de la región, con la oportunidad de acceder a un contrato de trabajo al término de las mismas. El lunes estuvo en Teis para seleccionar a alumnos de la zona de Vigo, hoy estará en A Coruña para reunirse con varios universitarios y ayer le tocó hacer parada en Ferrol, donde entrevistó a estudiantes del CIFP Ferrolterra, pero también de otros dos centros de la ciudad -el CIFP Rodolfo Ucha y el IES Leixa-, además del IES Urbano Lugrís de A Coruña.

¿Qué tipo de perfil profesional precisan las empresas a las que representa Van de Pas? «Lo que buscamos, sobre todo, son estudiantes de ingeniería mecánica, química y electrónica, además de alumnos que cursan ciclos superiores de FP sobre informática, mecatrónica, robótica industrial, automoción o fabricación mecánica», anota este ex profesor que ahora trabaja como jefe de proyectos en Brainport Development, la agencia de desarrollo de la región holandesa.

Tras esta primera toma de contacto con Van de Pas, los alumnos seleccionados deberán someterse a una entrevista vía Skype con las empresas interesadas en ficharlos y, si superan esa prueba, podrán acceder a unas prácticas de tres o seis meses de duración, con la posibilidad de conseguir un contrato de trabajo tras las mismas y un sueldo de entre 1.800 y 2.000 euros al mes. «En Holanda, un buen técnico puede ganar muchos dinero», advierte Tinus Van de Pas.

Estudiantes con una actitud «perfecta», aunque con un déficit de formación práctica

La región holandesa centra la captación de jóvenes técnicos en España, aunque en el futuro también podría extenderla a Grecia e Italia

Las firmas de Brainport atraen actualmente a profesionales de todo el mundo -«hay alguna empresa que tiene empleados de hasta 68 nacionalidades», advierte Van de Pas- pero, a la hora de seleccionar a técnicos jóvenes, la búsqueda se está centrando sobre todo en España, aunque en el futuro podría ampliarse también a Italia y Grecia. «Comenzamos hace ya diez años captando a alumnos del País Vasco y hace año y medio empezamos con las campañas de reclutamiento en Galicia», explica el representante de la región holandesa.

El año pasado, gracias a esos contactos, un total de doce estudiantes gallegos se marcharon a hacer prácticas a Brainport, de los que finalmente siete se quedaron después a trabajar. «Eso demuestra que las empresas están satisfechas con la labor de los profesionales gallegos», advierte Van de Pas, quien también califica de «perfecta» su actitud.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
4 votos
Comentarios

El Sillicon Valley holandés echa el anzuelo en Ferrol