Una cura para el belén más querido

La famosa obra de Alfredo Martín será sometida a una meticulosa obra de remozado gracias a la primera ayuda pública que recibe el nacimiento en sus 75 años de historia

Una cura para el belén más querido La famosa obra de Alfredo Martín será sometida a una meticulosa obra de remozado gracias a la primera ayuda pública que recibe el nacimiento en sus 75 años de historia

ferrol / la voz

Aunque por fuera luce tan bonito como siempre, el nacimiento de la Orden Tercera lleva ya tiempo sufriendo en sus entrañas los achaques propios de una obra con 75 años de vida. Entre otros males, Ana Martín -la hija de su creador, Alfredo Martín- apunta que la estructura del belén está muy dañada y que la megafonía escupe sonidos distorsionados. Pero Ana se muestra ilusionada, porque, por primera vez en su historia, esta emblemática obra del belenismo español ha obtenido una ayuda económica pública y, gracias a esa inyección monetaria, el nacimiento podrá someterse a partir de enero a una minuciosa operación de remozado. «Gracias al apoyo de Juan Juncal y a la Dirección Xeral de Turismo de la Xunta, podremos contar con una subvención de ocho mil euros», anuncia entusiasmada.

Entre otras mejoras, los trabajos permitirán consolidar la estructura, modernizar la megafonía o renovar la bambalina que separa la sala de la antesala. Y previamente, para llevarlos a cabo, será necesario desmontar el nacimiento pieza a pieza, algo que no se había hecho en los últimos dieciséis años: «Tendremos que fotografiar y documentar todo muy bien para luego poder volver a montar el belén tal y como estaba».

Además, al margen de la subvención para las obras, la Xunta también ha colaborado en esta ocasión con la edición de mil pósteres y sesenta mil dípticos del emblemático nacimiento. «¡Tenemos folletos para varios años!», advierte Ana al tiempo que explica que antes su edición corría a cuenta del Ayuntamiento de Ferrol.

Estas aportaciones servirán para completar lo recaudado a través del cobro de las entradas que, según recuerda Ana, se destinan íntegramente al mantenimiento del belén y de la capilla de la Orden Tercera -un templo que se sostiene únicamente gracias a las limosnas de los fieles-, así como a las «gratificaciones» que reciben los voluntarios que mueven los hilos del nacimiento.

Jhony Regueiro y los hermanos Israel y Jordán de la Vega son los tres jóvenes que hacen posible que el belén cobre vida cada Navidad. Muy metido en su papel de paje oriental, Jhony se ocupa de presentar a los asistentes las casi trescientas figuritas que conforman el poblado navideño ideado por Alfredo Martín, mientras que Israel y su hermano Jordán, bajo la tarima que sostiene el nacimiento, hacen posible que todos esos diminutos personajes muevan las cabezas, tiendan la ropa, pinten o sacudan el polvo de las alfombras «realmente».

Los hermanos Israel y Jordán de la Vega colaboran con el belén desde niños. Ahora, con 22 y 20 años, se siguen ocupando de mover las tanzas que hacen posible que las figuritas cobren vida
Los hermanos Israel y Jordán de la Vega colaboran con el belén desde niños. Ahora, con 22 y 20 años, se siguen ocupando de mover las tanzas que hacen posible que las figuritas cobren vida

Para Ana Martín, estos tres jóvenes que comenzaron a colaborar en las funciones del belén cuando apenas tenían diez años y ahora se sitúan ya en torno a la veintena son unos auténticos «profesionales» en el arte de dar vida a las figuritas. «Mi padre está mayor, va ya para los 89 años, y no puede estar al pie de cañón como estaba antes, así que si no fuera por ellos esto no podría seguir adelante», dice Ana sin ocultar el agradecimiento y orgullo que siente hacia los tres muchachos. «Jhony estudia panadería, Jordán sueña con convertirse en fotógrafo y su hermano Israel está ahora en el paro, pero porque las empresas no saben lo que vale, que si no ya tendría trabajo seguro», añade a renglón seguido con admiración.

Gracias a ellos, a Ana y a su hermano Alfredo, el belén de la Orden Tercera volverá a ver amanecer y anochecer cada día esta Navidad. Y, como siempre, las figuritas de Alfredo Martín dejarán a los niños estupefactos cuando, de boca del paje, escuchen aquello de «observen como mueven las cabezas».

EN CORTO

Horario. El emblemático belén viviente de Alfredo Martín abre sus puertas en el primer piso de la Orden Tercera todos los días desde hoy y hasta el 6 de enero, de 17.00 a 21.00 horas. Cada función dura media hora.

Entradas. Cuestan 2 euros (1, 5 para los niños).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Una cura para el belén más querido