Las clases de español para extranjeros cotizan al alza en la Escola de Idiomas de Ferrol

El centro estudia solicitar a la Xunta esta especialidad, que ahora imparte de forma extraoficial la asociación Goethe


FERROL / LA VOZ

La oferta oficial de la Escola de Idiomas de Ferrol no incluye español para extranjeros, pero las clases de esta especialidad que imparten en el centro de forma extraoficial los voluntarios de la asociación Goethe están registrando tanta demanda que la dirección ya está estudiando la posibilidad de solicitar a la Xunta su implantación de forma reglada en el futuro. La iniciativa echó a andar en noviembre del 2016 con diez alumnos y, desde entonces, la matrícula no ha hecho más que engordar: a finales del curso pasado ya asistían a las clases 28 estudiantes y, en este momentos, la cifra ha subido ya a 39 inscritos de 21 nacionalidades, desde Australia hasta China, pasando por, Marruecos, Senegal, Nigeria, Eslovenia, Estados Unidos o Rusia.

De enseñar español a estos alumnos se encargan una veintena de voluntarios de Goethe, una asociación integrada mayoritariamente por alumnos y ex alumnos de la Escola de Idiomas, aunque cualquier persona puede formar parte de ella a cambio de una cuota anual de 10 euros. Según explica su presidenta, Lucía Saavedra, en las clases de español para extranjeros colaboran unos veinte socios, aunque no todos ellos están disponibles siempre para impartir las sesiones -que se celebran todos los martes y viernes-, de ahí la necesidad de contar con una cartera amplia de voluntarios.

«Hasta el momento no hemos tenido que decir no a nadie, pero si la demanda sigue aumentando no vamos a dar abasto», explica José Manuel Yáñez, socio de Goethe y coordinador de las sesiones de los martes, quien hace un llamamiento a la colaboración. «Cuantos más voluntarios tengamos a más alumnos podremos admitir y más personalizada será la atención», advierte.

Sin embargo, tanto él como Lucía insisten en que lo «deseable» sería que las clases de español para extranjero se implantasen de forma oficial en el centro, dada la creciente demanda que están registrando estos estudios tanto por parte de personas en riesgo de exclusión social e inmigrantes recién llegados a la ciudad -que asisten a las sesiones de Goethe a través de un convenio suscrito con Cáritas que busca la integración de estas personas- como de alumnos Erasmus y profesores extranjeros que están viviendo de forma temporal en la comarca. «Estos últimos nos son de gran ayuda, porque con ellos hacemos intercambio; nosotros les enseñamos español y a cambio ellos nos dan clases de conversación de las lenguas de sus países», advierte Yáñez.

Además, este voluntario de Goethe recalca que la iniciativa no podría haber sido posible sin el apoyo del equipo directivo del centro, que les cede las aulas para celebrar las clases, y de profesores como Elena de Pablo, que les ayuda a organizar las sesiones y coordina las de los viernes, dedicadas a conversación.

Ampliación de la oferta

Ante la elevada demanda que han tenido las clases de español para extranjeros de Goethe, la dirección está sopesando solicitar a la Xunta su incorporación a la oferta oficial de la escuela, aunque esta no es la única opción que hay sobre la mesa para ampliar el abanico de idiomas a los que se puede acceder en la sede de la calle Real. «Tamén estamos barallando a posibilidade de implantar chinés no noso centro de Ferrol ou de levar o alemán á nosa sección de As Pontes, onde a oferta limítase ao inglés, como acontece na sección de Cedeira», explica la directora de la escuela, María José Conde.

«Además de mejorar el idioma, estas clases también me han servido para hacer amigos»

La pekinesa Linda Cui asiste a las clases de español de Goethe y también enseña su lengua materna en la Escola de Idiomas

Los voluntarios de la asociación Goethe recalcan una y otra vez que las clases de español para extranjeros no solo han ayudado a muchos inmigrantes a manejarse con el idioma, sino que también se han convertido en un medio para lograr su integración social. De ello da buena fe Linda Cui, una pekinesa que desembarcó en Ferrol hace ahora un año y medio tras conocer al que hoy es su marido, de nacionaliad española, en Shangái. «Un amigo mío me comentó que podía aprender español en la Escola de Idiomas y fue así como decidí apuntarme», explica sonriente Linda al tiempo que anota que las clases le han servido para «soltarse» con el idioma.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Las clases de español para extranjeros cotizan al alza en la Escola de Idiomas de Ferrol