Encuentro en el Mediterráneo con una pincelada de amor

Seis miembros del buque «Cantabria» visitaron el «Patiño» en alta mar, donde Héctor y Elena pudieron reencontrarse con sus parejas tras varios meses

.

FERROL

Están acostumbrados a verse en el Arsenal, pero no tanto en el mar Mediterráneo. El Mare Nostrum asistió al encuentro de los dos buques de aprovisionamiento en combate con base en Ferrol, el Cantabria, líder en este momento de la operación Sophia, y su hermano mayor, el Patiño, de camino a la misión Atalanta. Las dotaciones se saludaron mientras ambas unidades navegaban en paralelo.

A continuación, seis miembros del Cantabria subieron al helicóptero para aterrizar en la cubierta del otro barco a modo de visita. Entre ellos había dos parejas de dos miembros de la tripulación del Patiño, Héctor y Elena, que se reencontraron y abrazaron después de tres meses distanciados. Por otro lado, también voló el comandante de la operación contra el tráfico ilegal de personas, Javier Moreno Susanna.

.

El helicóptero, a continuación, empezó a efectuar el traspaso de una cubierta a otra mediante la técnica del aprovisionamiento vertical. El Patiño había recogido en Rota dos palés para el Cantabria, que fueron acompañados de unos detalles de cortesía. Además, en la dirección contraria se produjo la entrega de diverso material, así como de otros regalos.

Después de este encuentro entre dos colosos, el Cantabria puso rumbo hacia Civitavecchia. En su estancia en la misión Sophia, que concluirá en un mes, el buque está navegando constantemente entre las costas italiana y libia. Por su parte, el Patiño se dirigió a Souda, en Grecia, donde efectuó una parada logística para relleno de combustible. Allí, además, la dotación se deleitó con los manjares de la zona, como la miel artesana, el queso feta y el yogur griego. En este momento se encuentra navegando hacia Yibuti, donde se incorporará definitivamente a la operación, hasta el próximo mes de mayo, para contribuir en la vigilancia y seguridad del océano Índico.

Votación
9 votos
Comentarios

Encuentro en el Mediterráneo con una pincelada de amor