Simracing, un día en las carreras virtuales

Los simuladores de automovilismo de competición ven aumentar el número de pilotos día a día, las competiciones en los grandes circuitos son seguidas por los aficionados desde YouTube. Desde Galicia, una franquicia de centros de simulación dispone todos los medios para que los pilotos entrenen y compitan al más alto nivel.

.

Los eSports tienen en los simuladores de conducción (simracing) el ejemplo de una competición de lo más realista. Las carreras de automovilismo que se llevan a cabo a nivel mundial en el simulador iRacing, diseñado para los amantes del simracing y también para los pilotos de competiciones reales, ofrecen una experiencia muy inmersiva gracias a que los circuitos han sido analizados y escaneados con técnica láser, lo que implica que cada pequeño bache y sensación del trazado se va a transmitir al vehículo que conduces y al volante que llevas entre las manos.

En Galicia tenemos un centro de simulación de automovilismo de competición situado en la ciudad de Ferrol. Un negocio reciente que basa su modelo de negocio en la franquicia de centros de simulación, operaciones que han llevado a sus responsables a inaugurar ya un primer centro en Madrid y prevén un rápido crecimiento en otras ciudades españolas. La experiencia que se puede encontrar en sus instalaciones es muy diferente a lo que un aficionado a los videojuegos se puede esperar a priori.

Al llegar a un centro de iEscudería te encuentras con que hasta la silla de recepción es una silla baquet de la mejor calidad, algo que anuncia que los acabados de los simuladores pueden ir en esa línea. Y no defraudan, tanto los niveles ergonómicos de las estructuras físicas como de los componentes electrónicos y los volantes, pedales y periféricos te hacen sentir a los mandos de algo potente. El simulador que se utiliza es el iRacing, considerado uno de los mejores del mundo y que presume de disponer de los mejores coches, desarrollados con los ingenieros de los fabricantes, algo que facilita la sensación de realidad durante la conducción en competición.

Cuando un usuario no avanzado se sienta en un puesto de pilotaje de simracing piensa que está ante un juego de los que ya conoce y que manejará de forma sencilla de inmediato; sin embargo, cuando el responsables del centro te pregunta directamente «¿Te sabes algún circuito para hacer la prueba?» la cosa se pone realmente seria. Hay que prepararse para conducir con todas las sensaciones que transmite un coche tan potente como uno real en un entorno replicado a la perfección y con equipamiento real de competición de las primeras marcas como Sparco u OMP. En realidad te das cuenta enseguida de que no es un juego, que sirve para todos los públicos pero que al menos tienen que saber conducir. Si un niño se pone a los mandos, no va a poder hacer nada, quizá ni llegará a los pedales adecuadamente.

Llama la atención algún detalle como la temperatura de los neumáticos, que va aumentando progresivamente según ruedas por el circuito y por supuesto afecta a la adherencia a la pista, algo que junto a la humedad de la misma puede hacer que la forma de conducción deba de ser adaptada a las circunstancias. Algo más que un juego, sin duda.

En un centro de simracing encuentras a aficionados a la conducción, muchos de ellos que ya tienen algún vehículo real con el que hacen carreras o entrenamientos, otros que han llevado su afición por los simuladores de competición automovilística a un nivel superior y buscan hacer mejores tiempos, y algunos otros que tienen en este deporte su afición principal y la practican siempre que pueden. Entrenar, pilotar y competir en carreras con otros pilotos, contra otras escuderías y formar parte de las rondas de clasificación de las competiciones oficiales atrae cada vez a más personas a un mundo que está por descubrir para muchos.

La atención que se presta en los centros de iEscudería es muy de agradecer porque para los menos experimentados en la conducción en circuito se agradecen las instrucciones iniciales; disponen de una zona llamada Hospitality en la que puedes descansar entre carrera y carrera, con pantalla en las que seguir las competiciones, bebidas para reponer fuerzas y zonas cómodas en las que recuperar energías. Como comenta Daniel Patiño, director de iEscudería, «puedes elegir circuito, coche, carrera con múltiples combinaciones de una forma muy sencilla y con la mejor experiencia de usuario».

Las carreras que se hacen entre los centros de iEscudería se ofrecen en directo en streaming a través de su canal de YouTube; es otra de las formas de seguir este deporte, de aprender y de sorprenderse con las posibilidades que ofrece para los pilotos. Algunos llegan incluso a adquirir tales habilidades que son probados por equipos de competición real en los mejores circuitos. De hecho, algunos pilotos profesionales de competición se acercan a los simuladores para practicar y probar algunas novedades de forma previa a la implantación real en sus vehículos definitivos.

El simracing es una forma novedosa de acercarse a un deporte como el automovilismo, que se puede hacer desde casa con una instalación más o menos asequible, con equipos más caros y sofisticados o desde algún centro de conducción como los de esta franquicia cuyo objetivo es el de crear una red de centros conectados y conseguir que los pilotos aumenten su calidad con el entrenamiento y la competición en sus simuladores. La experiencia desde luego es muy recomendable, tanto si lo haces en solitario como con un grupo de amigos.

Votación
0 votos
Comentarios

Simracing, un día en las carreras virtuales