«Cuanto antes se detecte el alzhéimer mejor, pero cuesta mucho aceptarlo»

La asociación organiza charlas divulgativas con motivo del día mundial de la dolencia


Ferrol

Trabajan incansablemente durante todo el año, pero en el mes de septiembre redoblan los esfuerzos, porque en la jornada del 21 se conmemora el Día Mundial del Alzhéimer. Son los integrantes de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer e outras demencias, Afal Ferrolterra, cuya presidencia ostenta desde hace un año Ana María López Romero (Narón, 1954), quien con anterioridad ejercía como vicepresidenta.

La labor que realiza esta entidad sin ánimo de lucro está orientada a mejorar la calidad de vida de los enfermos y también de sus familias. Pero asume, además, un segundo objetivo, el de hacer llegar a la población la importancia de que la dolencia sea diagnosticada lo antes posible.

«Cuanto antes se detecte el alzhéimer mejor, pero a las familias nos cuenta aceptar que alguien de nuestro núcleo lo tiene y vamos retrasando la situación», comenta Ana María López, añadiendo que «lo que se perdió ya no se recupera, pero hay que luchar por mantener lo que se tiene el mayor tiempo posible».

La presidenta de Afal Ferrolterra asegura que la ayuda terapéutica es muy importante para retener lo que no se ha perdido y ese es uno de los principales cometidos de la entidad, que regenta dos centros de día. Uno es de carácter público, está ubicado en la Casa do Mar de Ferrol y tiene entre 43 y 45 usuarios que son asignados por la Xunta de Galicia al amparo de la Ley de Dependencia; y el otro, propio de Afal, al que acuden 35 personas y que está situado en la calle Río Castro. En las dos instalaciones trabajan un total de 35 profesionales, entre terapeutas, psicólogos y educadores sociales.

La labor en estos centros se adapta a las necesidades de cada enfermo a través de unas pautas que incluyen actividades muy diversas, entre las que figuran la lectura de la prensa, el uso de ordenadores de pantalla táctil, las manualidades, la gimnasia e incluso un bingo musical.

La media de edad de los usuarios se sitúa entre 75 y 80 años, aunque también hay bastante gente de 90 y más, y últimamente se están diagnosticando casos en personas de sesenta y pocos años, según indica la presidenta de Afal. Ana María López señala que sobre la enfermedad del alzhéimer todavía no se sabe mucho. «Curarse es imposible, por ahora, y no hay un tratamiento específico», manifiesta, añadiendo que se hacen estudios, «pero no hay nada efectivo, solo retrasan un poco la evolución».

Respecto al hecho de que cada vez se conocen más casos de alzhéimer, la presidenta de Afal considera que puede deberse precisamente a que se diagnostica antes la enfermedad. Y, a su modo de ver, ese es el camino en el que hay que trabajar y en el que se está realizando un gran esfuerzo. De ahí las jornadas divulgativas que la entidad está realizando este mes, que tendrán continuidad hoy en Meirás, en el municipio de Valdoviño, con una charla informativa que se desarrollará en el local vecinal a partir de las siete de la tarde, con entrada gratuita. En el transcurso de la misma las técnicas de Afal hablarán de la enfermedad y también de los talleres para enfermos que se realizan en Valdoviño con la colaboración del Concello y de la asociación cultural A Frouxeira. Los talleres están abiertos a la participación de los afectados y solo es necesario contactar con la sede de Afal de la calle Río Castro en el número 981 370 692 o con el departamento de Servicios Sociales de Valdoviño.

Las jornadas divulgativas continuarán las semanas próximas en Ares, Pontedeume y Narón.

Afal se sostiene con las subvenciones de las administraciones públicas y las cuotas de los alrededor de 300 socios, que abonan 72 euros al año.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Cuanto antes se detecte el alzhéimer mejor, pero cuesta mucho aceptarlo»