Despacito


Mientras en otras partes del país están orgullosos con su tren, y no digamos con su velocidad, en Ferrol cuando llegan a esta estación de Renfe y Feve (es una realidad visible) parece que vienen por carril-bici, con el consiguiente disgusto de empleados y cabreo de pasajeros. Todos recordamos que la vía de Feve fue recuperada a bombo y platillo por sus rutas paisajísticas, que son admirables. Aquello se fue perdiendo, y las silvas se hicieron dueñas de la situación al no dejar ver el mar. Luego las cenas medievales fueron desapareciendo, y como se puede comprobar se llega antes a Ribadeo en un coche de caballos HP. Con este panorama, poco a poco lo de la vía estrecha se está rindiendo sin condiciones por la insufrible desidia de quienes tienen la responsabilidad de poner este servicio público al nivel que corresponde en zonas tan importantes del país como son estas.

Y no sin esfuerzo llegué a la conclusión de que hoy subirse a este tren de vulgaridad impropia en Renfe no merece la pena, pues sus viajes son atormentados sin convicción ni compromiso elemental con los pasajeros, vayan a A Coruña o a Madrid, y están abandonados a su suerte mientras sus jefes, en confortables despachos, siguen dándole a las maracas hablando de alta velocidad y de la velocidad alta. Y esto ya lo veía Alberti, que en uno de sus poemas dijo: «Qué dolor de papeles que barre el viento».

Lo real es que aquí tenemos otra crisis, y gorda, con las comunicaciones. Y en un país serio no se dejarían caer en esta lamentable situación. O se hace una mejora a fondo -porque el tren es rentable- o se pasa con todos al desguace. Y esto también lo sufrimos en Ferrol, que es nervio indiscutible de esta comunidad y lleva tiempo perdiendo factores básicos y los trenes son indispensables para el presente y el futuro. Pero aquí están abandonados con arrogante ligereza por quienes intencionadamente se olvidan de una comarca que pierde fuerzas con tanta adversidad, y de una población que solo aspira a ser como las demás y tener tranquilidad. Del servicio que nos prestan Renfe y Feve solo se salvan los trabajadores -ya saben a los que me refiero-. Aquí en Ferrol tienen un respaldo sólido, pero ya están hartos de retorcer la verdad dando explicaciones a los viajeros. Es lo que hay en esta ciudad de tanto dolor inconsolable, donde la responsabilidad cotiza a la baja y nuestro informador de cabecera es, en este caso: Despacito.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Despacito