¿Sabías que hubo una corbeta que se llamó «Nautilus»?

Historia de un emblemático barco de la Armada Española

.

Ferrol

Cuando hablamos de Nautilus posiblemente la mayoría de la gente piensa en el famoso submarino de ficción del capitán Nemo, de las novelas «Veinte mil leguas de viaje submarino» (1871) y «La Isla misteriosa» (1875), del renombrado escritor francés Julio Verne, que auguró sin duda el futuro de la navegación submarina.

Pero hubo otro Nautilus en la Armada española, que fue también un barco emblemático donde los haya. Nos referimos a la corbeta Nautilus, cuya historia sí fue coetánea al del otro Nautilus (el submarino), pues fue construida en los astilleros de Glasgow, Escocia (Reino Unido), y botada al agua en 1866, originariamente como clipper -aparejado de corbeta-, con 59 metros de eslora, 10,4 de manga, 34 velas y 1.500 toneladas de desplazamiento.

Como buque mercante británico se denominaba Carrick Castle. Veinte años después, en 1886 y a iniciativa del capitán de fragata Fernando Villaamil, fue adquirida por España para nuestra Armada, por la suma de 60.000 pesetas de la época. Villaamil, marino inteligente y perspicaz, había viajado comisionado al Reino Unido para comprar un barco que reuniera las características adecuadas para cumplir la misión de «buque-escuela», además de encargarse de la obtención de diversos suministros para la Marina. El acierto de Villaamil es que cumplió su propósito doblemente, pues además de traerse el barco en perfecto estado, lo hizo transportando en él los suministros para las defensas submarinas que se adquirieron, lo que supuso un ahorro para la Hacienda española, ya que solo el transporte de esos suministros era superior al precio de coste del propio barco. 

Renombrada como Nautilus (nombre que en su versión griega significa precisamente marinero, al igual que en latín, argonauta), esta corbeta tuvo una larga trayectoria de servicio a flote en la Armada como buque-escuela de guardiamarinas, pues desde su entrega en 1886 estuvo operativa hasta el año 1925, en que sería sustituida por el Galatea y después por el Juan Sebastián de Elcano. A partir de aquella fecha funcionó varios años más como pontón-escuela en Ferrol siendo finalmente dada de baja y desguazada en La Graña en 1932.

Para conmemorar el IV Centenario del Descubrimiento de América (1492-1892), y a propuesta de su comandante Fernando Villaamil, la Nautilus llevó a cabo la vuelta al mundo, una circunnavegación histórica que protagonizó en su crucero de instrucción de los alumnos guardiamarinas. Partió de Ferrol el 30 de noviembre de 1892, arribando a San Sebastián el 16 de julio de 1894 y, de nuevo al puerto ferrolano, el 11 de agosto siguiente, tras recorrer más de 40.000 millas náuticas. Otro crucero conmemorativo lo efectuó en 1901 visitando -entre otras-, la ciudad de Buenos Aires, donde sus tripulantes fueron homenajeados por el Orfeón Gallego de la capital argentina. 

Y por último cabe destacar en el historial de la famosa corbeta Nautilus, que esta fue el primer barco de la Armada Española que visitó La Habana desde la independencia de Cuba tras la Guerra hispano-estadounidense de 1898. Esta efeméride tuvo lugar el 24 de junio de 1908 cuando el buque, al mando del capitán de fragata Salvador Moreno Eliza, arribó a la capital de la Gran Antilla (Isla de Cuba), siendo recibida por más de 20.000 personas. Fue tal el júbilo que despertó esta visita, que se celebraron durante días en honor de los marinos españoles todo tipo de actos (Te Deum en la Catedral, bailes de gala, serenatas, recepciones oficiales, etc), tras los cuales finalizó el velero su visita, partiendo de la Habana el 9 de julio siguiente, de nuevo en loor de multitudes.

Ven al Museo Naval de Ferrol y te contamos más cosas.

Votación
3 votos
Comentarios

¿Sabías que hubo una corbeta que se llamó «Nautilus»?