El «Príncipe de Asturias» dice adiós definitivamente a Ferrol

Cientos de personas siguieron la emotiva salida del portaviones desde los costados de la ría

Así fue la salida del portaviones por la ría de Ferrol Seguimos desde Montefaro la última navegación del «Príncipe de Asturias»

Ferrol

El Príncipe de Asturias, buque insignia de la Armada española durante un cuarto de siglo, dejó Ferrol este miércoles para siempre. En una emotiva despedida, seguida por cientos de personas a ambos costados de la ría, el portaviones partió desde el muelle número siete de Navantia y se perdió en el horizonte, rumbo a Turquía, donde será desguazado.

La mañana comenzó lluviosa, pero finalmente numerosas miradas curiosas se acercaron al muelle de Curuxeiras, el castillo de San Felipe, el castillo de La Palma, Montefaro e, incluso, Punto Segaño y el cabo Prioriño. Cualquiera de estos lugares fue idóneo para ver una estampa que será recordada durante mucho tiempo y que fue lamentada por muchos, por el adiós que se le ha dado al portaviones.

El remolcador Alice One, del Grupo Ibaizabal, tirará de él hasta Aliaga, aunque otras cuatro embarcaciones ayudaron en el trayecto desde Navantia hasta la salida de la ría. Fueron el Eliseo Vázquez, el Hocho, el Bizkor y el F. Sulla, que se desprendieron del buque después de dos horas y media de labor. Salvo alguna complicación en el giro de 180 grados en el muelle, todo salió según lo previsto y el portaviones se despidió para siempre.

Así lo vivimos en directo

El «Príncipe» que se convirtió en rana

ÁLVARO ALONSO
.

Sin apenas carrera militar, el portaviones se quedó obsoleto y la Armada lo sustituyó por el «Juan Carlos I»

Los lamentos, ahora que se acerca el adiós, son cada vez más entre las personas de la Marina y de Navantia que conocieron de cerca el portaviones, pero ya no hay vuelta atrás. El Príncipe de Asturias se despide este miércoles de Ferrol, adonde regresó más de tres décadas después de su nacimiento. 

¿Cuál fue la trayectoria del portaviones?

El Príncipe de Asturias fue construido en los astilleros de Bazán entre 1979 y 1982, y en 1988 se convirtió en el buque insignia de la Armada, con un presupuesto de 630 millones de euros. Desde entonces, pasó por la guerra del Golfo o el conflicto de Yugoslavia, pero su carrera militar de calado no fue más allá. Por el coste que suponía una modernización profunda, se fue quedando en el olvido, hasta que en diciembre del 2013 fue dado de baja. 

Seguir leyendo

Votación
5 votos
Comentarios

El «Príncipe de Asturias» dice adiós definitivamente a Ferrol