Un tetrapléjico y sus dos padres con discapacidad, forzados a ser celadores

Denuncian que deben ir a buscar material al hospital y mover a su hijo en el ambulatorio

Un tetrapléjico y sus padres con discapacidad forzados a ser celadores Esta familia de Fene reclama una grúa para poder mover a su hijo con discapacidad tras un accidente de tráfico

Ferrol

Hace unos ocho años David Bouzas tuvo un accidente terrible: el coche en el que iba de copiloto se accidentó en el entorno de Megasa y él se llevó la peor parte de los tres ocupantes. Es tetrapléjico y sus padres llevan años de clínica en clínica, de centro en centro para que recupere alguna movilidad. Precisamente en una de estas estancias hospitalarias su padre, Jose Luis, tuvo un derrame cerebral del que le quedó más de un 70 % de discapacidad. Nueva prueba para una familia en la que la madre. María del Carmen, acumula problemas físicos que no mejoran con tanto disgusto. De hecho, está pendiente de una revisión de una discapacidad que ya está en el 50 %.

El día a día en esta casa está repleto de planes y de ayudas: una hija acude a levantar a David y otros familiares echan una mano cuando pueden. Lo que no contaban era con que también tendrían que pedir favores para acudir a su centro de salud en Caranza. «Cada mes tenemos que cambiarla la sonda a mi hijo, la última vez fuimos y nos dijeron que no tenían el material, que teníamos que ir a buscarlo al hospital, así que allí fuimos -relata José Luis- y al volver como pasaba de las siete, pues ya no nos atendieron». El problema tampoco se resolvió del todo al día siguiente: «No tienen celador en Caranza, así que para mover a mi hijo tuvimos que llamar a mi nieto», explica José Luis, que hasta ha acudido a un abogado para que le redacte la correspondiente reclamación al Sergas.

Más medios

Hace un tiempo trataron de que los atendieran en el centro hospitalario, donde hay más personal, pero desde el servicio de urología les indicaron que este cuidado no era una patología y debía realizarse en un centro de salud. José Luis demuestra que está acostumbrado a pelear y superarse, a pesar de que tiene buena parte del cuerpo afectado por la parálisis se ha comprado un coche automático y conduce, pero en el caso de la asistencia sanitaria considera que se les está tratando de forma injusta: «Nosotros vamos arreglándonos, pero me gustaría que estas cosas no le sucediesen a nadie más, no puede ser que los centros de salud no tengan el material o el personal », dice.

En su casa tampoco hay demasiados recursos como para contratar cuidadores: su hijo percibe una pensión de poco más de 600 euros y es totalmente dependiente, mientras que él cuenta con ingresos que llegan a los 1.300, pero también gastos importantes. «Por un año de cotización mi hijo podría haber cobrado el doble, tal vez tendríamos que haberlo peleado, pero no hubo fuerzas», reconoce este padre coraje.

La Xerencia Integrada de Ferrol señala que las sondas específicas se administran de forma nominal

La Voz
.

También asegura que el Centro de Saúde de Caranza hay personal para colaborar en la atención a los pacientes

La Xerencia Integrada de Ferrol salió ayer al paso de la denuncia de los padres de un tetrapléjico sobre problemas en la asistencia en el Centro de Saúde de Caranza para apuntar una serie de aclaraciones y lo hace puntualizando que la Ley de Protección de Datos no permite hacer alusiones a ningún caso particular, por lo la respuesta es genérica. En esta línea, señalan que determinados materiales específicos, en los que se incluyen algunas sondas, son administrados de forma nominal, con unas características concretas propias de cada caso. Añade que, de forma ordinaria, se facilitan por unas vías determinadas y con unos protocolos particulares, puntualizando que, si se produce una atención extraordinaria, "facilítase a mellor alternativa para o paciente, sexa no ámbito do centro de saúde ou no ámbito hospitalario".

Seguir leyendo

Votación
28 votos
Comentarios

Un tetrapléjico y sus dos padres con discapacidad, forzados a ser celadores