La F-101 también le echa un ojo al cielo

FERROL CIUDAD

defensa

La fragata «Álvaro de Bazán» apoya una misión para afinar la eficiencia del sistema nacional de defensa aérea

27 jun 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El Mando de Defensa y Operaciones Aéreas (MDOA), como responsable de las operaciones de vigilancia y seguridad aérea en los espacios aéreos de soberanía e interés nacional, ha comenzado la misión Eagle Eye 17-02 «para contribuir a las operaciones de vigilancia y seguridad dentro del área establecida en el Archipiélago Canario». Para ello se han activado seis aviones cazabombarderos F-18 del Ala 46 del Ejército del Aire e integrado una Unidad de Defensa Antiaérea del Mando de Artillería Antiaérea del Ejército de Tierra y la fragata Álvaro de Bazán (F-101), con base en Ferrol y que, de este modo, contribuye también a vigilar el espacio aéreo.

Durante esta operación, tal y como se informa desde el Estado Mayor de la Defensa (EMAD), que se lleva a cabo desde ayer y hasta el día el 30 de este mes bajo la dirección del MDOA, «se ejecutarán misiones aéreas defensivas como respuesta a incursiones y movimientos de aeronaves no identificadas, con el objetivo de adiestrar y evaluar a los medios terrestres, navales y aéreos asignados al MDOA y mejorar los procedimientos de integración».

 Aunar sinergias

Siempre según la información proporcionada por fuentes oficiales, el Mando de Defensa y Operaciones Aéreas, «con el objetivo de aunar sinergias y maximizar el entrenamiento de las unidades», ha hecho coincidir esta operación con otras actividades del Ejército del Aire en el marco del ejercicio Sirio-Dacex17, organizado y dirigido por el Mando Aéreo de Combate. «Se abarca así un amplio espectro de situaciones tácticas y una gran variedad de misiones operativas», apuntan.

Además de los medios ya mencionados, del Ejército del Aire participarán los Eurofighters del Ala 11 (base aérea de Morón); F-18 de las Alas 12 (Torrejón) y 15 (Zaragoza); C-130 Hércules del Ala 31 (Zaragoza); TM-11 de Guerra Electrónica del Grupo 47; y C-101 del Gruema (Salamanca); así como el Grupo Norte de Mando y Control (Grunomac) y el Grupo de Alerta y Control (Grualercon), que se encargarán del control de las misiones en todo momento.

Se está desarrollando, también, un importante despliegue de efectivos del Ejército de Tierra.

Atlántico y Canarias

Por lo que respecta a la fragata F-101, con base en Ferrol, se integrará en el MDOA para realizar labores de vigilancia y presencia aérea en diversas zonas del océano Atlántico, en aguas próximas a las Islas Canarias. Dotada con el radar multifunción SPY-1D y diversos sistemas de mando y control, la fragata es uno de los buques de defensa antiaérea (F-100) que la Armada, de forma rotatoria, designa para su participación e integración con la estructura permanente del MDOA. Los sistemas del buque le proporcionan unas amplias capacidades de exploración y defensa aérea «que capacitan su contribución al sistema de defensa aérea nacional, integrándose y complementando a los Escuadrones de Vigilancia Aérea del Ejército del Aire y la Unidad de Defensa Antiaérea del Ejército de Tierra». Durante esta navegación, el buque, que ha partido de Rota con 180 hombres y mujeres a bordo, «aprovechará para continuar con su plan de adiestramiento continuo, con el objetivo de mejorar sus capacidades de reacción ante cualquier tipo de amenaza».

El objetivo de la operación Eagle Eye 17-02 «es aportar a la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, dependiente del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa (EMAD), las capacidades del Mando de Defensa y Operaciones Aéreas entrenadas y en condiciones de realizar las tareas de vigilancia y defensa aérea del territorio nacional las 24 horas del día los 365 días del año. Esta operación contribuye a mejorar, en su conjunto, la integración de todas las capacidades y la eficiencia del Sistema de Defensa Aérea nacional».

Respaldo a un lanzamiento de misiles en aguas de Cádiz

La Voz

La Armada ejecutó el sábado un ejercicio de lanzamiento de misiles antiaéreos en el golfo de Cádiz, en el que participaron las fragatas Santa María, Numancia y Reina Sofía de la 41ª Escuadrilla de Escoltas con base en Rota, siendo apoyadas en tareas de vigilancia por la fragata Álvaro de Bazán perteneciente a la 31ª Escuadrilla de Escoltas con base en Ferrol.

La Marina indica que «mediante este tipo de adiestramientos se busca comprobar el correcto funcionamiento de los sistemas de detección y de armas (dirección de tiro, lanzador, programas) así como probar la eficacia de los misiles antiaéreos Standard SM-1. Además, estos ejercicios sirven para elevar la preparación de las dotaciones de los buques en enfrentamientos antiaéreos con misil y con artillería principal.

Seguir leyendo