El biólogo del pósito achaca la escasez de almejas en As Pías a los depredadores

A. F. C. FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

MANSO

Sostiene que el cierre del banco durante ocho meses tampoco favorece al bivalvo

08 jun 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Las capturas de almejas en la zona B cercana al puente de As Pías no rozan siquiera las expectativas de la Cofradía de Pescadores de Ferrol, tras ocho meses de cierre del banco. El biólogo del pósito, Félix Cerqueira, achaca la escasez de bivalvos «a la presencia de estrellas de mar, un depredador de almeja muy importante». «Hay zonas en las que aparece la concha vacía. De hecho, se ven pocos ejemplares juveniles, porque el objetivo de la estrella de mar es la almeja mediana y pequeña, ya que les resulta más fácil de abrir, en la grande tienen que invertir más fuerza», explica.

La patrona mayor, Isabel Maroño, se quejaba precisamente de la ausencia de crías, que hubieran generado una esperanza entre los mariscadores, como apunta Cerqueira. El técnico incide, no obstante, en la dificultad de establecer una relación causa-efecto: «La realidad es que la zona lleva ocho meses sin trabajarse, tiempo suficiente para que hubieran nacido más almejas y estuvieran en mejores condiciones [...]. Pero el cierre tampoco es lo ideal, porque cuando se trabaja el terreno se mueve y eso favorece el crecimiento del marisco».

El biólogo de la cofradía ferrolana sostiene que se trata de un problema coyuntural y confía en que la situación general del marisqueo mejore con el saneamiento integral de la ría. «A medio plazo esperamos que la mayor parte de las zonas C [el marisco extraído ha de pasar por la batea de reinstalación, durante un período prolongado, para su consumo y comercialización] cambien a zona B [los moluscos son aptos para el consumo tras su tratamiento en un centro de depuración]. Eso va a posibilitar que el calendario no esté tan condicionado», indica. Cerqueira resalta que la imposibilidad de trabajar en dos zonas C colindantes a la vez dificulta el proceso y la recuperación de los bancos. «Si abriésemos la zona B de As Pías en invierno, la gente se repartiría y no se concentraría tanto el esfuerzo en zonas pequeñas», esgrime. El área próxima a As Pías cambia de clasificación a lo largo del año. Entre el 1 de diciembre y el 30 de abril se considera zona C y el resto del año, B, y durante los cinco meses como área C no se permite mariscar y se abre otra zona C contigua. «Así lo impuso la Administración autonómica, por el uso de la batea de reinstalación», señala.