Autodestrucción


El proyecto Ría de Ferrol?Ciudad 2020, elaborado para conseguir dinero europeo que permita acometer proyectos de desarrollo urbano en los próximos años, aprobó en la repesca y por los pelos, pero aprobó. El documento EDUSI (Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado) presentado conjuntamente por los ayuntamientos de Ferrol y Narón obtuvo el visto bueno y estará dotado con 10 millones de euros, aunque aspiraba a 15. De ellos, 7,5 revertirán en proyectos ferrolanos, en el supuesto de que lleguen a presentarse en tiempo y forma, a ejecutarse y obedezcan a los retos contemplados en el texto aprobado. Confiemos en que, por una vez, se presenten proyectos interesantes, se ejecuten las obras con rapidez y calidad y, de inmediato, se utilicen y no queden abandonadas durante años.

El documento en su versión definitiva está disponible en la página web del ayuntamiento. Como sucede en este tipo de convocatorias se trata de demostrar ante las autoridades de Bruselas que la ciudad adolece de una serie de necesidades, carece de recursos para solucionarlas y solicita financiación europea. Lo habitual en estos casos. Aunque, lamentablemente, habitual ha sido también la justificación y explicación previa de cómo está la ciudad y porqué se llegó hasta aquí. En esta parte del texto se pueden leer afirmaciones como que la sostenibilidad económica, social y ambiental están en quiebra o que la comarca lleva 250 años sin generar empleo. Más adelante se dice que la culpa del expolio al que fue sometido Ferrol la tienen la Armada, los astilleros y el Puerto, a los que se suma que, reproduzco textualmente, «Ferrol cuenta en su haber con personajes relevantes en la vida política como Concepción Arenal, Pablo Iglesias o el dictador Francisco Franco. Como se puede apreciar en esta pequeña muestra, posiciones muy dispares que siguen vigentes en la ciudad en estos últimos tiempos de democracia, procurando una tensión política que se traduce en la alternancia continua entre ideologías en las corporaciones municipales». Y todo esto deriva en crispación en la calle, debilidad congénita de las corporaciones, frustración y desidia entre los funcionarios, carencia de proyecto de ciudad, situación grave ante la que «la municipalidad no tiene ni recursos ni estabilidad suficiente para iniciar la cruzada contra las fuerzas estatales» (sic).

No sé lo que pensarán quienes hagan el seguimiento del proyecto Ría de Ferrol-Ciudad 2020. Espero que sigan obviando el victimismo, la afición a la autocrítica despiadada y el empeño autodestructivo de los responsables de esta visión apocalíptica de la ciudad. Porque Ferrol atraviesa una mala época, es verdad, pero encontrará su camino. A pesar de todo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Autodestrucción