De clásicos a tres euros a joyas bibliográficas por trescientos

Tres expositores de Burgos, Ponferrada y Madrid participan en la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión


ferrol / la voz

La Feria del Libro Antiguo y de Ocasión que se celebra en el Cantón de Molins es también la feria de los contrastes. En los mostradores de las casetas que ocupan la plaza de la Constitución lo mismo se puede encontrar un clásico como El Principito a tres euros que un ejemplar del año 1752 de las Cartas de Santa Teresa por tres billetes de cien. O uno de los últimos bestsellers de Elena Moya -como La maestra republicana, a 8 euros-, que esa biblia de los fogones que es Confitería y Repostería de la Marquesa de Parabere, por 24. «A diferencia de lo que ocurre en otras ferias, el cliente que nos visita no está influenciado mediáticamente ni viene en un busca de un libro en concreto, sino que esta es una feria para mirar, curiosear y dejarse sorprender», anota Rafael Moral tras el mostrador de Libros Valdezate.

Justo en el ecuador de la Feria do Libro Antiguo e de Ocasión -que comenzó el 26 de mayo y no se despedirá de la ciudad hasta el 11 de mayo-, este librero de Burgos no se queja de las ventas ni de la afluencia de público, aunque tampoco desborda entusiasmo: «El balance real no lo podremos hacer hasta el último día, porque en estas ferias, al ser tan largas, la gente viene a visitarnos en más de una ocasión y muchas veces dejan las compras para los últimos días».

Más optimista se muestra en la caseta de Cajón Desastre Adolfo Suárez, un librero de Ponferrada que presume de haber vendido libros por Internet a Monedero o Pedro J. Ramírez y carteles publicitarios a famosos amantes del coleccionismo como Joaquín Sabina. «El tiempo no nos acompañó mucho los primeros días, pero de todas formas estoy contento porque aún así tuvimos afluencia de público y percibimos que los ferrolanos tienen mucho interés por la feria», apunta desde un puesto en el que ofrece saldos editoriales de todo tipo y artículos de coleccionista como viejos programas de cine de películas de Gregory Peck, Cantinflas o John Wayne.

Junto a ellos, estos días comparte espacio en el Cantón el librero Marcos Cachuán, de Madrid, quien destaca la «curiosidad» de los clientes ferrolanos. «Aquí hay mucha gente que se mete dentro de la caseta y hasta detrás del mostrador para ver los libros y eso no pasa en otros ferias», advierte este madrileño de origen peruano.

Cachuán, al igual que Moral y Suárez, atribuyen ese interés al hecho de que hace ya mucho tiempo que Ferrol no acogía una feria de estas características, en la que los libros antiguos y de segunda mano conviven con saldos editoriales. Y en la que, además, es posible comparar los métodos de impresión que se utilizaban hace siglos con los empleados hoy en día. «A pesar de que no contaban con los medios actuado, en los siglos XVIII y XIX no escatimaban papel y la impresión era buenísima», dice Moral mientras sostiene en sus manos una cuidadísima Historia Natural de Montaner y Simon de 1880.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

De clásicos a tres euros a joyas bibliográficas por trescientos