Un saneamiento demasiado político

FERROL CIUDAD

Los portavoces se reúnen este mediodía para intentar llegar a un acuerdo sobre la tasa de depuración

23 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Ferrol depurará sus aguas residuales cuando lo permita la política, no la técnica ni las infraestructuras, que ya están preparadas. Tras el tortuoso derrotero de las últimas semanas que tomó la cuestión de la tasa del saneamiento, que visitó sin éxito y sin acuerdo tres plenos extraordinarios, todo pasa por lo que este mediodía decidan los portavoces municipales de cuatro de los cinco grupos municipales de Ferrol. Es el primer encuentro tras el receso que acordó la suspensión de la sesión plenaria del martes a la espera de esas conversaciones. De ahí deberá salir un calendario de negociación y la estimación de cuándo se podrá activar el saneamiento y cuándo se celebrará el cuarto pleno, el llamado a ser el definitivo sobre la tasa. Ferrol en Común, PP, PSOE y Ciudadanos participarán en esta junta de portavoces. Y el alcalde aspira a que lo haga también el BNG, que no apoyó el martes el acuerdo alcanzado por las demás formaciones.

A la espera de lo que depare, en la resaca del día después de un pleno cuya valoración política transitó del «esperpento» al «espectáculo» pasando por el «paripé», todos los partidos hicieron su valoración. El acuerdo de mínimos al que llegaron en la noche del martes para negociar una solución legal para la puesta en marcha inmediata del saneamiento no se reflejó en absoluto en unas declaraciones plagadas de acusaciones.

«El problema es Jorge Suárez»

«El problema de Ferrol es Jorge Suárez», declaró la portavoz del PP, Martina Aneiros, que lo considera «el alcalde de los problemas», pero «no por solucionarlos, sino por generarlos». Y le afeó que haya llevado sin modificaciones y sin acuerdo tres veces al pleno la misma tasa. Pero además, apuntó que el alcalde es incapaz de nombrar a dos miembros de su gobierno para sustituir a los dos concejales del PSOE que renunciaron a sus puestos de consejeros en Emafesa. «Cuando las cosas no se están haciendo bien nadie quiere asumir responsabilidades», espetó. Y aseguró que esa es la verdadera razón por la que se aplazó el consejo de ayer, que ahora se prevé para dentro de dos semanas.