«Es imposible no tener algún fallo, pero confío en que no se repita»

FERROL CIUDAD

ANGEL MANSO

«Me dolió cuando el árbitro pitó el final del partido, porque me di cuenta de que había costado puntos», dice

21 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

A Ian Mackay (A Coruña, 1986) le tocó vivir el pasado fin de semana en Valladolid uno de esos tragos difíciles de digerir para cualquier portero -en realidad, para cualquier futbolista-: el que provoca comprobar que una equivocación propia le cuesta puntos a todo el equipo. «No hay excusa alguna. Tomé una mala decisión y en el partido luché al máximo para reponerme, para olvidarme del error y que no me perjudicase en otras acciones. Y creo que esa parte la logré», comenta.

-Ahora que ya le ha dado tiempo a reposar las emociones, ¿cómo recuerda la jugada?

-El balón viene despejado de José Cruz, se queda arriba con una rosca rara y empieza a caer. Cuando voy a por él, el delantero del Valladolid B me agarra ligeramente el brazo, lo suficiente para desequilibrarme. Y tomo una mala decisión, porque intento agarrarla cuando, en esas circunstancias, debería haber metido el puño. No hay excusa.

-¿Un fallo de concentración?

-No. Estoy convencido de que entré concentrado al partido. De hecho, en la primera oportunidad que tienen ellos poco después de empezar el encuentro, hago una buena intervención. Es un error puntual en la toma de decisión y no hay que darle más vueltas.