«Tenían que premiar ser autónomo»

Dos ferrolanos lograron una beca de 3.000 euros en los Artesanía de Galicia 2016

Luis Llamas y Lydia de la Piñeira
Luis Llamas y Lydia de la Piñeira

FERROL

Cuando uno se involucra las veinticuatro horas del día en un proyecto, recibe de muy buena gana una beca de 3.000 euros, como la que recayó en Luis Llamas y Lydia de la Piñera. Esta pareja ferrolana -él madrileño, pero empadronado y «un vecino más»- forman el equipo creativo de Madriguera Workshop. Acaban de recibir en los Premios Artesanía de Galicia el galardón Eloy Gesto, dotado con el mencionada cifra para invertir en formación. «Cualquier ayuda que te den para formarte es una alegría inmensa. Por nuestra cuenta es muy difícil ahorrar ese dinero», comenta ilusionado Luis, mientras Lydia apunta que «es bastante durillo dedicarse íntegramente a la artesanía», por lo que la recompensa «ha sido un ‘vale la pena’ al esfuerzo de los últimos años». «¡Es que tenían que dar un premio por ser autónomo!», añade él.

Madriguera Workshop comenzó a nacer en 2012, como una suma de muchos proyectos anteriores, y acabó de germinar hace dos años, cuando inscribieron oficialmente el nombre y crearon la web. La elaboración de piezas de autor es el principal cometido, con doble misión, explica Lydia: «Por una parte está nuestra marca, en la que vamos añadiendo productos de colecciones propias y, por otro, los encargos de empresas que hacemos realidad en el taller». Entre los últimos pedidos han elaborado una vajilla para un restaurante y unos trofeos para la Federación de Comercio.

La línea de cada artesano es muy personal. «Acabas creando una línea que se identifique contigo y que sea diferente a lo demás», dice ella. ¿Y qué les diferencia en Galicia? «A lo mejor, que somos más innovadores y no tenemos miedo a perder algo lo tradicional», considera la ferrolana. «Sobre todo intentamos ser creativos a la hora de diseñar», completa Luis.

La jornada la dividen entre el trabajo en el taller, ubicado por ahora en su propia casa, y actualizar las redes sociales. «Compaginar esas dos tareas supone un esfuerzo grandísimo», subraya él, y añade que «para ganarte la vida por este medio, es necesaria esa dedicación». No obstante, si no existiera esa labor en Internet, no habrían podido alcanzar un mercado internacional tan amplio. Y es que Madriguera Workshop tiene clientes en Estados Unidos, Francia, Alemania o en los países escandinavos, entre otros muchos lugares. «La globalización de Internet permite vender a unos lugares impensables hace unos años», resalta Luis. También distribuyen a través de plataformas online de diseño y objetos de arte.

A nivel nacional venden, sobre todo, por encargo, ya que la gente, cree Luis, «no está tan acostumbrada como en otras partes del mundo a gastar dinero en una pieza decorativa». Además, opina que las grandes superficies, como Ikea, «puede que influyan en que se compre menos a pequeños artesanos».

Por ello, para que los que no han entrado todavía se pasen por la web de Madriguera Workshop, ofrecen «un contacto directo con los artesanos», es decir, con Luis y Lydia. «Los clientes se enganchan porque saben a quién le están comprando el producto y cuál es su historia. Además, pueden seguir el proceso de creación día a día en las redes sociales. Son muchas las cosas que nos diferencian de las grandes empresas», concluye Lydia. Solo queda tener algo de inspiración y... ¡Manos a la obra!

 

MACETAS DIVERTIDAS

Las macetas con dos o cuatro patas, con la posibilidad de ponerlas sentadas o de pie en una estantería, son parte de la colección del taller ferrolano. «Intentamos hacer algunas piezas divertidas y otras que ofrezcan otras impresiones. Lo importante es que sean originales», detallan. También elaboran jarrones, vasos, tazas, boles o pequeños recipientes, algunos de ellos para niños.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Tenían que premiar ser autónomo»