El Plan Ferrol no es buen plan

Andrés Vellón Graña
Andrés Vellón LA GÁRGOLA

FERROL CIUDAD

16 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

E l Plan Ferrol no es buen plan. Así de claro. La filosofía de esa iniciativa pasa por incentivar la reindustrialización de Ferrol y sus comarcas para aliviar la dependencia del siempre cíclico sector naval. Pero se ha revelado como un monumental fracaso. Nadie se presenta. Nadie opta a ayudas millonarias para emprender. Para crear puestos de trabajo. Muchos de los que lo hicieron en su día se estamparon y levantaron factorías que o no arrancaron o ni siquiera llegaron a abrir. Verdaderos monumentos a la improvisación -no quiero pensar que a la picaresca- y a las faltas de controles y vigilancias de la administración que facilitó esos millones de euros. Por exceso, primero, y por defecto, ahora -las exigencias para poder optar a esas ayudas son quizá excesivas y matan su propia filosofía- los resultados son tan estériles como decepcionantes. ¿Y ahora? ¿Se volverán a abrir 45 millones de euros para que nadie opte a ellos? ¿Otra vez? ¿O nos ponemos en serio? Reindustrializar a base de abrir chequera no suele dar resultado. De las administraciones, las patronales y los representantes de los trabajadores es la responsabilidad de analizar las causas y las consecuencias -sobre todo las consecuencias- de este fiasco para que, esta vez sí, diversificar la industria local no sea una utopía. Porque el Plan Ferrol no es buen plan. Pero Ferrol necesita un plan. Más que nunca.