Una despensa muy solidaria

Los voluntarios del Banco Rías Altas trabajan a destajo para preparar todos los pedidos de agosto y que todas las familias necesitadas tengan un plato para comer


ferrol/ la voz

Recoger mercancía, repartir los encargos, administrar el almacén y proporcionar alimentos a nada más y nada menos que toda Ferrolterra. Un noviembre de hace dos años nacía en Ferrol el primer Banco de Alimentos de la ciudad, Rías Altas. Desde entonces, en un almacén de A Gándara, se reúnen de lunes a viernes numerosos voluntarios que cooperan para que todo esté en fecha y hora en las entidades. Un servicio indispensable que ayuda a que muchas familias puedan tener su plato del día.

«Somos normalmente unas doce o quince personas las que estamos diariamente en el almacén. A mi me toca la parte más administrativa de todo este asunto, contactar con las entidades que necesitan alimentos, contabilizar lo que tenemos en almacén...», explica Juan Galego. Junto a él, Basilio Piñeiro es uno de los más habituales en el día a día de este lugar. Llegó por casualidad, pero llegó para quedarse, confiesa. «Un conocido me comentó que se iba a empezar esto y entonces me decidí a echar una mano. Estaba sin trabajo y vi la oportunidad. Aquí me quedé», relata Basilio, a cargo del almacén desde el día en que se abrió.

Ahora, a poco más de una semana de que acabe el mes, se encuentran ultimando los detalles para dejar todo listo antes de entrar de lleno en plena época estival. «En agosto algunas asociaciones cierran y, como la actividad por aquí baja al ser verano, necesitamos dejar todo preparado. Se están repartiendo muchos pedidos para que no falte de nada», cuentan desde el Banco de Alimentos Rías Altas.

Confiesan que las mercancías empiezan «a flaquear», ya que la mayor recogida se realiza en noviembre y de eso hace ya meses. Los productos que guardan en el almacén son sobre todo enlatados, conservas vegetales y productos infantiles, muy necesarios para las familias.

Leche, muy demandada

Entre lo más necesitado, y demandado, se encuentran los platos preparados pero, sobre todo, el leche. El stock de este alimento de primera necesidad es muy bajo, «estamos prácticamente a cero», dice el administrativo del banco.

Sin embargo, pocos minutos después de esta declaración, una donación llega a los almacenes. Se trata de la empresa Rilo, que viene cargado de 90 kilos de alimentos -entre ellos, leche-. La empresa quiso promover una iniciativa aprovechando la concentración que hace poco organizaba el Motoclub Fojeteiros. Cada foto que subiesen los asistentes del evento, se convertiría en un kilo de comida. Y así fue.

Las donaciones de grandes empresas suelen ser muy comunes, aunque también hay individuales que quieren aportar su pizca de ayuda a esta causa.

Una labor fundamental

Para la comunidad de O Confurco, situada en Doniños, los alimentos que reciben desde el banco son «un complemento imprescindible para el comedor». Veintidós comensales desayunan, comen y cenan en el centro, por lo que a parte de esta ayuda, necesitan comprar más comida. También Cáritas se beneficia del servicio. «Solo en la zona de Narón se están repartiendo alimentos a unas 800 personas», afirman.

En definitiva, un servicio que resulta fundamental para estas y muchas otras organizaciones que contactan diariamente con el banco.

Alimentos. La leche es lo más necesitado, también comida preparada y productos infantiles.

Ubicación. A Gándara, en el número 32 de la calle Nicasio Pérez.

Horario. El almacén permanece abierto de 10.00 a 13.00 horas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una despensa muy solidaria