Las intensas lluvias demoran el inicio de los cultivos en la comarca

Las precipitaciones en lo que va de año ya superan a todas las caídas en el 2015

La humedad ralentiza el crecimiento de los cultivos en invernaderos, en la foto, de O Val.
La humedad ralentiza el crecimiento de los cultivos en invernaderos, en la foto, de O Val.

Ferrol

Las intensas lluvias que no cesan en lo que va del 2016 están perjudicando los cultivos de la zona, retrasando el inicio de las plantaciones al aire libre y ralentizando el ritmo de crecimiento. No es el primer contratiempo al que tienen que hacer frente los productores, que ya a finales del 2015, con la ausencia de lluvias y las altas temperaturas de los meses de noviembre y diciembre, vieron alterados los ciclos de vida de los cultivos.

¿Ha llovido mucho este año? Las cifras recogidas por la estación de MeteoGalicia en el CIS de A Cabana, en Ferrol, evidencian que sí. Es más, en lo que va del 2016, en torno a tres meses y medio, los pluviómetros de la ciudad anotaron 1.073,7 litros por metro cuadrado. En todo el año anterior al cifra total, en la misma estación, fue de 1.046,7 litros por metro cuadrado, lo que quiere decir que a estas alturas del 2016 ya se ha superado la pluviosidad de todo el pasado ejercicio.

Estas lluvias intensas perjudican especialmente, explican desde la Cooperativa do Campo Galego, integrada en la de O Val, en Narón, los cultivos al aire libre, ya que al estar la tierra encharcada no se puede iniciar las plantaciones en esta época del año, como es habitual.

Falta de luz

Los cultivos de invernadero no sufren tan directamente las consecuencias, pero sí ven alterado el ritmo de crecimiento, debido a la humedad y a la falta de luz. «Si normalmente las primeras cosechas de pimiento de O Couto las tenemos a finales de mayo, pues a lo mejor este año hay que esperar a principios de junio», señalan desde la cooperativa de O Val.

La situación vivida a finales del 2015 también fue anómala para los cultivos. «Con 19 grados que teníamos en diciembre, el resultado fue que los productores se encontraron con que ese mes ya tenían las lechugas, cuando lo habitual es que haga frío y tengan que esperar a enero», destacan fuentes del sector. El calor en diciembre y el frío en primavera, al final, acaba alterando los ciclos de vida de los cultivos.

Enero, el más lluvioso

Desde que arrancó el 2016, el mes más lluvioso fue enero, con 479,6 litros por metro cuadrado, el grueso recogido en la primera semana del año. A continuación, se situó febrero con 273,2 litros, luego marzo con 198,1 y lo que va de abril, 122,8.

Si se comparan estos datos con los del año pasado, las diferencias son abismales. Este enero se contabilizaron 339 litros más que en el mismo período del 2015; en febrero, 80 más; en marzo, 113 más; y en abril, 37,5 más -aunque aún falta que termine el mes-.

Aunque los próximos días, las precipitaciones seguirán presentes por la entrada de las bajas presiones del Atlántico, parece que el fin de semana habrá un cambio de tendencia, con la influencia al fin del anticiclón.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las intensas lluvias demoran el inicio de los cultivos en la comarca