Las olas más altas del invierno en Galicia se alcanzaron en Ortegal

La boya de Bares registró oleaje de casi doce metros y Ferrol de más de siete

Tres vecinos observan el fuerte oleaje, en foto de archivo.
Tres vecinos observan el fuerte oleaje, en foto de archivo.

FERROL

El invierno, a quince días de llegar a su fin, ha sido suave en cuanto a temperaturas y precipitaciones, pero intenso en el oleaje. La costa de la comarca lo sabe bien. De hecho, las olas más altas registradas este invierno en Galicia se alcanzaron en la zona, en concreto, en Estaca de Bares, según los datos de la boya que Puertos del Estado tiene frente al litoral de Mañón.

La altura del oleaje llegó a los 11,9 metros el pasado día 8 de febrero en Bares, cuando se activó la alerta roja por mar de fondo. Esos casi doce metros corresponden a la altura significante, es decir aquella que se obtiene de la media del tercio de olas más altas medidas durante un período de 20 minutos.

Bares registró las olas más altas, superando a las alcanzadas en punta Langosteira ( A Coruña), de 10 metros, anotadas también el día 8 del pasado mes, y que son las segundas más elevadas de la estación en la comunidad.

En esa misma jornada tan virulenta en la costa, el mar alcanzó los 9,6 metros en Cabo Vilán-Sisargas, frente a la Costa da Morte. El cuarto puesto del ránking de este invierno lo anotó la boya de Cabo Silleiro (Pontevedra) con 9,4 metros, que se alcanzaron el 15 de febrero. A continuación se sitúan los 7,81 metros de Ferrol registrados el 8 de febrero.

Edificio de diez pisos

Si lo que se tiene en cuenta es el período de pico, que solo recoge la media de las olas más altas, la boya de Bares sigue siendo líder en Galicia en los últimos tres meses, con hasta 19,9 metros de olas, comparable a un edificio de unos diez pisos. En Ferrol el período de pico llegó hasta los 19,08 metros, también el día 8.

Aunque el oleaje ha sido intenso este invierno, el récord que ostenta la boya de Estaca de Bares no se alcanzó este año, sino en el 2014. En concreto, el 6 de enero cuando se anotaron 22,03 metros de altura de una ola individual, de valle a cresta. Con esta altura se pulverizó la marca que tenía hasta ese momento el medidor de Puertos del Estado frente a Mañón, que era de 20,9 metros registrados el 23 de enero del 2009, con el paso del Klaus. El récord de toda España está situado en los 27,81 metros anotados en Cabo Vilán el día de Reyes del 2014.

Ese día el impresionante mar de fondo coincidió con la pleamar, lo que hizo que la altura a la que llegó el oleaje fuera mucho mayor. Fue una de esas olas gigantes la que arrastró en las inmediaciones del faro de A Frouxeira (Meirás) a tres miembros de una familia. El pasado 23 de enero también el mar de fondo tuvo consecuencias trágicas en Ferrol, al llevarse a un joven que cogía percebe en Lobadiz.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Las olas más altas del invierno en Galicia se alcanzaron en Ortegal