Ferrol entra en la nueva Guerra Fría

FERROL CIUDAD

La F-101 es el buque de mando de la SNMG-1 de la OTAN
La F-101 es el buque de mando de la SNMG-1 de la OTAN ÁNGEL MANSO

La convulsión internacional marcará el mando OTAN de las F-100 durante el presente ejercicio

30 ene 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Poco a poco van trascendiendo más detalles de los objetivos del mando español durante este 2016 en la fuerza naval de la OTAN SNMG-1, que se ejercerá siempre desde una fragata F-100, con base en Ferrol. En la primera etapa de actividad, se ha entrado de lleno en una nueva Guerra Fría entre los aliados y Rusia.

¿Cuál es la situación?

Tal y como ya adelantó La Voz el 6 de enero, se operará en las proximidades de Rusia dentro del despliegue por el mar del Norte y el mar Báltico. Durante esa etapa la fuerza naval estará mandada por la fragata Álvaro de Bazán (F-101) y acompañada, entre otras unidades, por el Cantabria.

¿Cuáles son los objetivos?

Los dejó claros el jueves el vicealmirante Clive Johnstone, mando marítimo aliado. En el marco del atraque de la fuerza naval en Londres señaló que «la actividad marítima de Rusia, envuelta como está en ambiciones inciertas y motivos poco claros, exige una respuesta determinada y constante». Subrayó que grupos como el liderado actualmente por la fragata ferrolana «han de ser la respuesta ágil para reforzar la seguridad marítima, las normas internacionales y el derecho del mar».

¿Cómo se hará?

Por un lado, está la mera presencia de la SNMG-1 en esa zona. Cabe recordar que estas fuerzas navales son de respuesta rápida por parte de la OTAN, por lo que pueden intervenir en cualquier crisis o conflicto en caso de ser requeridas para ello. Se trata de una estrategia de disuasión. Por otra parte, y también en ese marco de disuasión, se harán diferentes maniobras.

¿Por qué no se detallan las fechas de atraques en puertos y las maniobras?

Por motivos de seguridad, para cumplir la normativa de la OTAN en esta materia. De hecho, el comandante de la F-101, Ignacio Paz, solo pudo detallar el jueves en Londres que, si no hay imprevistos, la siguiente parada será Ámsterdam. Agregó que los próximos puertos «están en proceso de decisión, para nosotros es un aliciente más no saber a dónde vamos».

¿Hay precedentes?

Sí. Por una parte, en el tramo final del pasado ejercicio se organizaron las maniobras Trident Juncture, las mayores desde la Guerra Fría. España jugó un papel destacado en su organización y ejecución, así como también lo hicieron diferentes buques de guerra con base en Ferrol. Por otro lado, en septiembre del 2014 la fragata Almirante Juan de Borbón (F-102) participó con la otra fuerza naval de la OTAN, la SNMG-2, en unas maniobras en el mar Negro con la crisis de Ucrania como telón de fondo. En aquellas fechas desde la Alianza Atlántica, y a través de un comunicado oficial, se detalló que «en respuesta a las acciones de Rusia en Ucrania, la OTAN ha reforzado las medidas de defensa colectiva, aumentando sus patrullas aéreas en los países bálticos y las patrullas navales en el mar Báltico y el Mediterráneo oriental».

¿Se centrará toda la actividad en el mar del Norte y el Báltico?

No. Esa es la programación para esta primera etapa. El mando español dura un año y, en su transcurso, se operará también en el Mediterráneo, tal y como se ha confirmado desde el Ministerio de Defensa.

¿Cuáles son los objetivos al margen de Rusia?

Diversos. Desde el terrorismo internacional hasta la crisis de los inmigrantes pasando también por el desarrollo armamentístico.